Norman Foster diseña el 'skyline' más futurista de Londres

El arquitecto creará un anillo ciclista elevado de más de 200 kilómetros de largo



Desde la renovación del Reichstag en Berlín, con una particular cúpula de cristal que cambiaría el perfil de la ciudad alemana tras la caída del muro, pasando por el Millenium Bridge de Londres, la reciente Torre Caja Madrid en la capital española, o el metro de Bilbao: el británico Norman Foster parece haber nacido con la capacidad innata de modificar la cara de las ciudades en las que sus proyectos se convierten en realidad.

Casado con la comisaria Elena Ochoa -de ahí el amplio número de construcciones firmadas por su estudio edificadas en suelo español-, el último proyecto del arquitecto se centrará una vez más en la capital británica, tal y como desvelaba hace apenas un par de días, y cambiará por completo el skyline de la ciudad. El proyecto, que recibirá el nombre de SkyCycle, pretende integrar un anillo ciclista elevado, que discurrirá por encima de las vías del suburbano, y que conectará hasta 200 kilómetros de circuito diseñado exclusivamente para ciclistas, libres de tráfico.

El circuito, accesible desde más de 200 puntos y rampas distribuidos por toda la ciudad, modificará así la cara de Londres, convirtiéndola en un complejo entramado de carriles elevados de aire futurista, perfectos para los más de 12.000 ciclistas por hora a los que el proyecto dará servicio una vez terminadas las obras, que, se preve, se extenderán durante los próximos 20 años.

Los carriles no sólo permitirán a los ciclistas circular ajenos a los dictámenes de los semáforos, los coches y los viandantes: la fluidez de la circulación recortará en hasta 30 minutos algunos trayectos a través de la ciudad. Una utopía ciclista para los londinenses, que a lo largo de la última década han incrementado el uso de la bicicleta en más de un 70 por ciento.

Más sobre

Regístrate para comentar