David Bowie es la nueva imagen de Louis Vuitton

Sin gira de por medio, el músico se consolida como una de las figuras del año

VER GALERÍA

David Bowie protagoniza la nueva campaña de accesorios de Louis Vuitton

Echando la vista atrás, parece casi una broma decir que 2013 haya sido el año de David Bowie. Sin embargo, en los últimos doce meses las noticias en torno al Duque Blanco no han dejado de sucederse. La única que se resiste, y para desgracia de sus fans: el anuncio de la gira que le llevaría a presentar su último disco, The Next Day, por todo el mundo, y que a todas luces se quedará en el tintero sin evento promocional que valga.

2013 ha sido el año de David Bowie y su vuelta al estudio de grabación, con un álbum -el vigésimocuarto-, que tomaba a la industria por sorpresa a principios de año después de casi diez de silencio, y cuyo anuncio llegaba el mismo día de su 66 cumpleaños. También ha sido el año de David Bowie y la moda: el museo Victoria & Albert de Londres se encargaba de poner en órbita una de sus colecciones más visitadas en décadas, reuniendo una amplia retrospectiva sobre la indumentaria de Bowie a través de los años. Y hace sólo unas semanas, la revista histórica de la BBC le nombraba el británico más influyente en la historia de la moda.

Aunque quizá la noticia más sorprendente hasta el momento sea la que ha visto la luz estos días, y que convierte al polifacético Ziggy Stardust en el centro de la nueva campaña de Louis Vuitton. Mano a mano junto a la top Arizona Muse, la campaña, que verá la luz el próximo 7 de noviembre, constará de un cartel publicitario fotografiado por David Sims, además de un pequeño spot con dirección de Romain Gavras.

El marco: la plaza de San Marcos. La línea a seguir: la gama de accesorios de la maison, que ya hace acto de presencia en la única imagen desvelada hasta el momento. El spot en sí se concibe como la segunda parte a una campaña iniciada hace ya 365 días, con la colección otoño-invierno 2012-2013, y que también tenía por protagonista a la modelo norteamericana.

Aquel primer episodio recibía el nombre de L'Invitation au Voyage, y tenía el museo parisino del Louvre como punto de partida. Entonces, la historia transportaba a esta princesa de la moda en un viaje onírico desde París a bordo de un globo aerostático con destino... Venecia, como hemos podido saber ahora, doce meses más tarde.

Con su mirada dispar y el aire misterioso que le acompaña, David Bowie ejerce así de maestro de ceremonias en este particular voyage, que tendrá como banda sonora 'I'd rather be high', el octavo corte de 'The Next Day'.

Más sobre: