05 JUNIO 2013

La audacia de Thom Browne

El modisto, asentado en Nueva York, se ha alzado con el premio de la CFDA al mejor diseñador de moda masculina del año

Y el Oscar es para... Thom Browne. El Oscar de la moda, eso sí. Los premios que la CFDA entrega cada año a las personalidades y medios destacados del universo fashion han tenido como protagonista al joven diseñador dentro de la categoría masculina: con apenas doce años de trayectoria al frente de la firma, el modisto se ha llevado el preciado galardón a casa, imponiéndose ante Steven Cox, Daniel Silver y Michael Bastian.

Un reconocimiento más que merecido, que rinde homenaje a la audaz aportación que el diseñador ha hecho a la moda masculina en la última década, y que tiene por protagonista el traje 'made in' Thom Brown. Una pieza de sastrería única en su estructura, con pantalones a media pierna que dejan las pantorrillas al aire, y chaquetas muy breves, cortadas a la cintura, con la espalda al descubierto.

Los trajes de esta hechura tan particular suelen granjearse todo el protagonismo en sus colecciones en París, junto con el resto de prendas que normalmente configuran su propuesta, y que incluyen desde camisas de vestir hasta zapatos, gafas y toda suerte de accesorios para hombre. Su seña de identidad: los estampados, una verdadera locura de colores y prints, con el escocés a la cabeza.

¿Quieres conocer un poco más a este diseñador de vanguardia? Analizamos sus últimas colecciones en París y Milán. Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

La actual colección primavera-verano 2013 de Thom Browne, presentada en París. El diseñador suele marcar la diferencia, no sólo en su propuesta de sastrería para hombre, si no en la manera en que discurren sus desfiles. En esta ocasión, con modelos maniquíes subidos a un pedestal. 

La colección reúne un gran número de trajes 'a la' Thom Browne, con el pantalón a la rodilla que el modisto utiliza como seña de identidad, y llamativos estampados escoceses en colores ácidos. 

Mucho antes de la gala MET inspirada en la época punk, el diseñador se desmarcaba con una colección que era una verdadera oda a las tachuelas, los cuadros, los imperdibles y las botas militares. Otoño-invierno 2012-2013. 

Detalles de la colección otoño-invierno 2012-2013 de Thom Browne. 

Algunas de las prendas de la colección otoño-invierno 2013-2014, con hombreras excesivas, maxichaquetones, texturas acolchadas y geometrías muy marcadas. 

La colección primavera-verano 2012 también recurre a la verticalidad como manera de combinar patronaje y estampado, con americanas de largo a la rodilla, chalecos de vestir a modo de prenda exterior, pantalones de cintura alta y asimetrías. 

Desde hace ya varias temporadas, el diseñador está al servicio de la firma Moncler Gamme Bleu, con quienes presenta sus colecciones en la pasarela de moda masculina de Milán. En la imagen, la colección otoño-invierno 2013-2014. 

Moncler Gamme Bleu, otoño-invierno 2012-2013, estructurada de manera tricolor con dominancia del amarillo, rojo y blanco. 

El diseñador pone siempre especial cuidado en su selección de accesorios, y muy concretamente del calzado para hombre, como esta pareja de zapatos Oxford tricolor, a juego con el calcectín ejecutivo. 

Estampados de rayas verticales y horizontales (más arriesgadas), y de animales marinos. Los pantalones cortos se combinan con calcetín alto y zapato Oxford. Thom Browne, primavera-verano 2011. 

De la gama de grises a la gama de rojos y azules, una fórmula que ha funcionado bien en casi todas las propuestas del diseñador. Los complementos siempre tienen su espacio destacado en los desfiles de la firma; los imprescindibles: gafas de sol, calzado, fulares o sombreros. Thom Browne, colección primavera-verano 2011. 

Así se abría la propuesta otoño-invierno 2011-2012 en París: varias faldas de pelo para hombre, con escudo heráldico bordado al frente, gorro de lana en forma de casquete y americana gris. 

La arriesgada colección otoño-invierno 2011-2012 de Thom Browne, en rigurosos gris, negro, rojo y blanco. Destacan las americanas a modo de abrigo, los pantalones sastre de corte tobillero y los petos para hombre. 

Detalle de la colección otoño-invierno 2011-2012. 

Colección Moncler Gamme Bleu, primavera-verano 2011. Las prendas, inspiradas en el ciclismo, recuperan coulottes, leggings, pantalones ciclistas e impermebales deportivos, y los sube a la pasarela. 

El final del desfile de Moncler Gamme Bleu, colección primavera-verano 2011. A la derecha, la distintiva chaqueta de Thom Browne con espalda al aire, en esta ocasión con cremalleras verticales y aberturas en tejido transpirable. 

Moncler Gamme Bleu, primavera-verano 2013. La firma ha concedido carta blanca al diseñador, no sólo con sus creaciones, si no también con la manera de presentarlas, con una escenografía relacionada con el mismo hilo conductor que hilvana las prendas de cada temporada, y que suele estar ligado a disciplinas deportivas de gran bagaje. 

Moncler Gamme Bleu primavera-verano 2010, una de las primeras colecciones creadas a órdenes de la firma, con la natación como fondo: impermeables, slips y sombreros para la lluvia desfilaron al borde de una piscina, en el marco de la pasarela milanesa. 

El diseñador, al cierre de uno de sus desfiles. A sus 48 años se ha convertido en una de las figuras más prominentes de la moda masculina, y es integrante de la nueva generación de modistos capaces de marcar la diferencia en el sector de la moda para hombre.