Nueve maneras de lucir un fular para hombre

Las nuevas bufandas se adaptan a al temporada estival, gracias a tejidos ultraligeros

nullVER GALERÍA

Anudado bajo la barbilla y con estampados, de Agnes B. (PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA GALERÍA)

Desde Zara hasta Dolce & Gabbana, hace ya varias temporadas que el fular para hombre reaparece colección tras colección, muy especialmente en las propuestas de verano. La temporada estival es el momento perfecto para hacer uso de esta prenda, reconvertida en bufanda o pañuelo la mayoría de las veces, elaborada en algodón ligero, lino o seda.

Herencia de Emilio Pucci o Hermès, el fular es una prenda en un principio ideada para ejercer las veces de tocado femenino, y que poco a poco se ha ido haciendo un hueco entre las propuestas de temporada, adoptando diferentes formatos.

null

De dimensiones oversize, con vuelta simple y anudado al pecho. De Ports 1961 y John Richmond

Las tres maneras de anudarlo más populares: a modo de corbata, con las puntas escondidas bajo la pechera de la camisa, cruzado sobre el pecho, con las puntas recogidas bajo el mismo peso del pañuelo a la altura de los hombros, y con un nudo sencillo, con las puntas cayendo libremente sobre el pecho.

El fular masculino es, como todo complemento, un acento particular y elegante con la capacidad de redondear un look, o incluso renovar un atuendo que ya hayamos usado repetidas veces gracias a su color, estampado o textura. Afrancesado, perfectamente plegado bajo la barbilla, o de aires étnicos, en tejido orgánico y grandes dimensiones, el fular permite darle a tu cuello un respiro de la formalidad de la corbata. Te enseñamos nueve maneras de lucirlo.

Más sobre: