17 ENERO 2013

Y con París, llegó el color

La Semana de la Moda Masculina inunda la capital francesa de vibrantes y novedosos colores, prendas futuristas y 'looks' de vanguardia

La relativamente anodina pasarela de Milán, que a lo largo de los últimos días ha dibujado el invierno de 2013 a base de pinceladas en gris, azul y borgoña, no podría haber tenido mejor relevo que la recién estrenada Semana de la Moda Masculina de París. O al menos, sorprendente: un antagonismo que se ha reflejado sobre todo en el uso del color, que se ha convertido en el absoluto protagonista a lo largo de la primera jornada de desfiles celebrada en la Ciudad de la Luz.

Desde la colección plagada de grafismos, patchwork y prendas metalizadas con efecto glitter del belga Walter Van Beirendonck, hasta el sorprendente universo futurista de Thierry Mugler, con líneas que rozan la Alta Costura masculina, o la presencia del rosa, fucsia y naranja en prácticamente todos los desfiles vistos hasta el momento, París ha puesto de manifiesto el exquisito gusto francés concentrado en un sólo día, en el que no han faltado las visiones de otros maestros como Christian Lacroix o Valentino.

Un seductor aperitivo para quienes gusten de transgredir la frontera entre estaciones y temporadas, y que tendrán en el próximo invierno la oportunidad ideal para dar rienda suelta a un armario plagado de vibrantes colores. Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

La colección de Walter Van Beirendonck, plagada de grafismos de vivos colores. Destacan los pantalones acolchados, las americanas con elementos 'patchwork', las prendas en tonos 'nude' y fucsia, y los accesorios, como el calzado de colores. 

Las prendas de punto de lana tienen su mejor ejemplo en los pantalones que Walter Van Beirendonck imagina para el invierno de 2013, tejidos con rombos de colores, los cardigan y los jerséis con detalles metalizados. 

El efecto 'glitter' también gana presencia en la espectacular nueva colección de Walter Van Beirendonck, que viste la noche con tejidos metalizados que brillan por sí mismos, y detalles de flecos sobre rayas y cuadros. 

Más serena, la apuesta de Christian Lacroix recupera el tejido 'denim', con gruesas prendas de abrigo 'oversize' y looks desteñidos. 

Otra colección destacda es la de Thierry Mugler, que estrena la temporada otoño-invierno con una primera línea de prendas futuristas, con complejos chalecos, pantalones de montar y texturas satinadas. 

La colección de Thierry Mugler evoluciona del negro y azul klein al gris, fucsia y verde menta. Looks monocolor, con largos abrigos a la rodilla, y la figura geométrica del triángulo invertido como emblema. 

La firma cierra su propuesta con monos efecto plástico, lanas frías y pantalones de tiro alto. 

Raf Simons tampoco desaprovecha la oportunidad de rendirle pleitesía al color, con una selección de prendas de invierno en rosa, verde esmeralda, azul celeste o amarillo. 

Reaparecen los motivos inspirados en la pata de gallo, con chalecos de punto que juguetean con la tendencia 'color block', y las chaquetas ligeramente 'oversize'. Raf Simons, otoño-invierno 2013-2014. 

John Lawrence Sullivan se rinde a los motivos geométricos en tonos tierra, los cuellos de piel y las texturas jaspeadas. 

El estampado escocés adquiere relevancia gracias a las nuevas gamas de gris, naranja y azul, junto con los 'prints' florales y las prendas lisas de vivos colores. 

Más comedido, Valentino se decanta por una gama de colores tradicional, propia de la estación, con predominio del azul marino y el tostado. 

Las líneas marcadas por la firma, sin embargo, ariesgan gracias a las capas para hombre, y las piezas de piel a modo de franja-cinturón. Los estampados estrella: los cuadros y la pata de gallo. 

Valentino recupera el look 'college' masculino, gracias a trajes sastre encajados en los hombros, los pantalones 'slim-fit' y los jerséis de cuello redondo. La nota de color la ponen las carteras de mano en color bermellón.