La fotodepilación para hombre, ¿es definitiva?

La testosterona es la responsable de que el vello masculino sea más fuerte y resistente



Eliminar el vello de zonas como el pecho, la espalda o las piernas fue uno de los primeros 'retos' estéticos de los hombres: enfrentarse a los métodos de siempre, como la cera o la depilación eléctrica, requería disciplina y fuerza de voluntad, especialmente si consideramos que tanto la piel como el vello masculino son mucho más gruesos y por tanto, menos flexibles o aptos a la hora de deshacerse de esos molestos pelitos.

Sin embargo, las nuevas tecnologías aplicadas a la estética han supuesto toda una revolución en el campo, también para ellos. Los métodos de fotodepilación suelen ser los más populares por su condición permanente o definitiva.

La teoría: la energía que contiene el haz de luz o láser es captada por el pigmento natural del pelo (la melanina) y convertida en calor. Este calor quema la matriz germinativa del pelo, que no vuelve a salir. Los tratamientos se repiten en el tiempo de forma progresiva hasta que el pelo desaparece totalmente, y su duración depende mucho de las áreas a depilar: de este modo, zonas pequeñas como ingles o axilas no precisarían de más de 10 minutos de exposición, mientras que la espalda podría requerir hasta una hora.

La cantidad de sesiones requeridas depende también de lo fuerte y oscuro que sea el vello, algo que depende de la acción hormonal de la testosterona, aunque lo más habitual es que no pase de diez sesiones, espaciadas de cuatro a seis semanas.

Más sobre

Regístrate para comentar