El primer 'cyborg' del mundo

El artista visual Neil Harbisson es británico de nacimiento pero vive en Mataró



Neil Harbisson y el dispositivo visual que le ha hecho famoso

A primera vista, su figura dista mucho de la de los personajes de ciencia ficción. Sin embargo, el artista visual Neil Harbisson se ha convertido, oficialmente, en el primer ser humano transformado en cyborg. Al menos así lo indica su pasaporte, el único hasta la fecha en el que se ha permitido la inclusión de una pieza ajena al cuerpo humano como parte de la fotografía oficial.

Un paso que le costó semanas de papeleo con el gobierno británico cuando, en 2004, y tras intentar renovar el documento de la forma habitual, se le informase de la prohibición de aparecer en la imagen con aparatos electrónicos que cubriesen parte del rostro. El causante de todo el revuelo: un eyeborg, un particular dispositivo desarrollado por él mismo, y que le permite ver y percibir los colores de su alrededor, paliando así los efectos de la acromatopsia, una condición visual de nacimiento que le impide percibir colores más allá del blanco, negro y gris.

El sensor, situado en la cabeza al lado del ojo, enfoca en la misma dirección que la mirada, enviando todo lo que percibe a un chip instalado en la nuca. A partir de ahí, el chip convierte las frecuencias de la luz en frecuencias sonoras, que él interpreta en una escala de colores, creando una auténtica sinfonía visual. Sobre ella, Harbisson, considerado ya el primer cyborg del mundo, ha establecido su Escala Musical Sonocromática, con la que no sólo es capaz de recrear piezas musicales en función de lo que ve, sino de transformarlas en cuadros de vibrantes colores.

Un retrato convencional se convierte así en un espectacular arco iris, casi similar a un código de barras y que, al mismo tiempo, puede traducirse en una pieza musical en base a una escala microtonal y logarítmica de 360 notas, donde cada una corresponde a un grado específico del círculo cromático. Entre sus obras destacan los retratos sonoros de el Príncipe Carlos de Inglaterra, Leonardo di Caprio, Woody Allen o el recientemente desaparecido Antoni Tàpies.

Neil Harbisson es además co-fundador y presidente de la Fundación Cyborg, una organización dedicada a ayudar a las personas con condiciones especiales a incorporar la tecnología a su vida diaria, y que está emplazada en Mataró (Barcelona), donde reside actualmente.

Más sobre: