¿Qué diferencia al hombre 'metrosexual' del 'retrosexual'?

El nuevo canon de belleza lo establecen los hombres mayores de 50



Hugh Laurie es imagen de la línea cosmética masculina de L'Oreal

Si hasta hace unos años eran los hombres entre 20 y 40 años los que más cuidaban su aspecto físico, a partir de la década del 2000 el término ha dado un giro de 180 grados: ahora los encargados de marcar los cánones de belleza masculinos son los hombres mayores de 50, capaces de peinar canas y mantener un aspecto físico envidiable, sin que parezca que hagan apenas esfuerzo alguno.

El término 'metrosexual' (metro=metrópoli + sexual) tan popular de los años 90 ha dado lugar así a uno nuevo: los 'retrosexuales' se cuidan sin llegar a perder la masculinidad de su rostro o ser esclavos de su imagen. Elegancia y madurez a partes iguales, sin dar la espalda a los tratamientos de belleza pensados para frenar el envejecimiento, y entre las muchas celebrities que pueblan el paseo de la fama de Hollywood, se incluirían nombres como el de George Clooney, Brad Pitt o la reciente imagen de L'Oreal Men Expert, Hugh Laurie.

Los procedimientos más demandados: según la Clínica Deam de Madrid, la toxina botulínica, el ácido hialurónico, las vitaminas o los peelings, que sirven para corregir rasgos excesivamente duros de la cara como son las arrugas de expresión o los surcos nasogenianos, evitando retocar los pómulos, las mejillas o los labios.

Si históricamente las mujeres se han considerado el género más susceptible de invertir su tiempo y dinero en mantener su apariencia, según una reciente encuesta de la empresa farmaceútica Allergan a los hombres les importa mucho más su apariencia de lo que parece a simple vista: de hecho, cada vez hay más que piensan cada semana en someterse a un tratamiento inyectable o a un estiramiento facial para mantener la piel hidratada.

En España este dato se reflejaría en una diferencia de apenas un 2 por ciento, resultante de comparar el 16% de las mujeres frente al 14% de los hombres que consideran someterse a un tratamiento estético de forma regular.

Más sobre: