La Alta Costura masculina del desfile de Jean Paul Gaultier

El modisto traspasó los límites del género incluyendo hombres en su pase

Amplias capas, abrigos a los pies, faldas y leggings forrados de pedrería y cristal. Es la Alta Costura de París, firmada con el sello inconfundible de Jean Paul Gaultier. Con una salvedad: el diseñador, conocido por desmarcarse de las líneas habituales del género, incluyó en su colección otoño-invierno 2011-2012 multitud de propuestas de hombre. Un hito en la historia de la Haute Couture, hasta el momento exclusivamente femenina, y de la que el francés ha querido desmarcarse, traspasando una vez más los límites de la moda, tal y como ha venido haciendo desde que abogase por primera vez por el uso de la falda entre los hombres en la década de los 80.

><img alt=VER GALERÍA

Pulsa en la imagen para ver la gleria de fotos

Encabezados por el polémico modelo Andrej Pejic, rey de la androginia sobre las pasarelas (cuando sale a desfilar es casi imposible discernir si las prendas que lleva son de hombre o mujer), y que ya se había convertido en la estrella de su pase prêt-à-porter de hace dos temporadas, la Alta Costura masculina de Gaultier se caracteriza por la anarquía y la sorpresa, mezclando prendas, largos, hechuras y formas, y alternando piezas de sastrería de tallaje inesperado con abrigos de corte militar, largas capas, parkas oversize, prendas tornasoladas y detalles barrocos, rematados en piel o microcristales.

><img alt=VER GALERÍA

Una de las estrellas del desfile, además del jovencísimo modelo de origen bosnio, fue el español Jon Kortajarena, que salió a la pasarela en dos ocasiones, luciendo sendos abrigos decorados con grandes y brillantes plumas en color negro.

¿Crees que los hombres también deberían desfilar en la Alta Costura parisina?

Más sobre: