Joshua Jackson y su particular sentido de la etiqueta en Cannes

El actor demostró que es posible combinar esmoquin y zapatillas

VER GALERÍA

No hay alfombra roja que se precie que no cuente con la alemana Diane Kruger como una de las invitadas mejor vestidas. Sin embargo, ella no es la única capaz de crear tendencia: a tenor de las imágenes de la actual edición del Festival de Cannes, su chico se ha propuesto competir con ella, al menos en lo que a ‘robar’ flashes se refiere. Y al parecer en esa ocasión lo consiguió: ni siquiera el espectacular vestido de paillettes doradas firmado por Calvin Klein, y que se ajustaba como un guante a la silueta de la actriz, consiguió arrebatarle a Joshua Jackson miradas de admiración y sorpresa a partes iguales, una vez hizo su aparición en uno de los estrenos de lo temporada.

Decidido a derribar los mitos de la etiqueta que imperan en este tipo de eventos, el actor canadiense se decantó por vestir de la firma Lanvin de la cabeza a los pies, empezando por un ajustado y acertado esmoquin negro, que cumplía todos los requisitos de la red carpet, y terminando por unas zapatillas, también firmadas por la maison francesa, y que a todas luces se saltaban el protocolo, eso sí, con estilo.



La pareja, durante el Festival de Cannes 2011.

La pareja, que acudió junta a la premiere de Sleeping Beauty, uno de los filmes más esperados y concurridos de esta edición, posó frente a los fotógrafos en su camino a sala de proyección, y no fueron pocos los que repararon en el peculiar calzado del actor. Elaboradas en ante, con gruesa suela de goma en color blanco y punta de charol, las sneakers se ajustaban, sin embargo, y a pesar de lo inusual de su combinación (lo más correcto hubiesen sido unos zapatos Oxford o unos loafers de piel), al bajo del pantalón a la perfección.

La introducción paulatina de piezas de calzado de diferente horma o diseño se ha ido convirtiendo, a lo largo de los últimos años, en una de las tendencias más fuertes a la hora de dar un giro a la etiqueta y la tradición del vestir masculino. Las populares slippers de terciopelo bordado, o los zapatos ‘híbridos’ de aspecto casual, pero que conservan la esencia de calzado de vestir, son algunos ejemplos, pero no los únicos. ¿Qué te parece el look de Joshua Jackson? ¿Te atreverías a probar esta versión sport del esmoquin?

Más sobre: