¿Qué bebidas han marcado la historia del cine?

Desde el Vodkatini de James Bond hasta el clásico Tom Collins de Robert de Niro en 'Los padres de ella'

null

Bebidas fuertes y secas para ellos, y combinaciones suaves y dulces para ellas. Una relación 'de cine' que, en manos de las estrellas de Hollywood, ha quedado marcada por algunas de las figuras inolvidables de la gran pantalla. El primero que viene a la mente, el legendario James Bond y su Martini con vodka, agitado, no revuelto. Un combinado único y arriesgado, que haría sentir a cualquiera como si estuviese dentro de la piel del mismísimo 007: el también conocido como Vodkatini, presente en otras películas como Lost in Translation, de Sofía Coppola, o Eyes Wide Shut, de Stanley Kubrick, es en realidad un Martini seco en el que se sustituye la ginebra por vodka, y se combina con el tradicional vermú blanco, una aceituna y un poco de cáscara de limón.

Otro rostro que se asocia rápidamente a las bebidas espirituosas 'de cine' es el de Tom Cruise en el papel de de Brian Flanagan, en el filme de 1988 Cocktail. Una de las películas en las que más bebidas se mencionan a lo largo del metraje en la historia de Hollywood, y entre las que se encuentran el popular Daiquiri, original de La Habana, y elaborado a partir de ron blanco y zumo de limón criollo o lima, o el menos digestivo Red Eye, una variante del Bloody Mary que sustituye el vodka por cerveza, y lo combina con zumo de tomate, especias y huevo crudo.

El clásico Tom Collins que Robert De Niro afirma tener como bebida favorita en el filme Los padres de ella, con ginebra, zumo de limón, azúcar y un toque de soda, servido en un vaso Collins, es una de los combinados más antiguos que existen, y data de finales del siglo XIX. Mientras que la vida del personaje de Kirsten Arnesen Clay en Días de vino y rosas no habría sido la misma si Joe Clay (Jack Lemmon) no hubiese pedido para ella un Brandy Alexander, con crema de cacao, nata y nuez moscada, que ocultan por completo el amargo sabor del alcohol.

Aunque si hay una imagen que permanecerá para siempre en el imaginario de la época dorada del cine esa es sin duda la de Rick Blaine, Ilsa Lund y Victor Laszlo en Casablanca (1942), envueltos en el humo de sus cigarrillos y rodeados de botellas y copas de cristal: Cointreau, whisky, coñac, Martini y el clásico Champagne Cocktail, son algunos de los combinados que se asociarán para siempre a este clásico del cine negro.

Más sobre: