¿Qué es el 'síndrome Sarkozy'?

Los hombres maduros se han convertido en los nuevos consumidores de tratamientos estéticos



Parejas en las que se aprecia una evidente diferencia de edad ha habido (y habrá) siempre, aunque nunca se había 'diagnosticado' un síndrome relacionado con ellas, y menos con un nombre tan curioso: los hombres que entran en la madurez, o al menos en la franja de edad que comprende de los 40 a los 55 años, y se emparejan con mujeres mas jóvenes, son a su vez los que, cada vez más, pasan por quirófano, precisamente para 'remediar' esta diferencia de edad respecto a su pareja.

Este 'síndrome Sarkozy' (que hace referencia al presidente la República Francesa, Nicolás Sarkozy, y su mujer, la 13 años más joven Carla Bruni), está, pues, relacionado con una de las precupaciones ancestrales más populares, y que tradicionalmente se asociaba a las mujeres (y su interminable colección de cremas y lociones anti-aging): la búsqueda del secreto de la eterna juventud es ahora también cosa de ellos, por la simple razón de no 'desmerecer'. A la elección del vestuario o el cuidado corporal diario, se suman novedosos tratamientos médicos de estética masculina, casi siempre facial, que sirvan para eludir los primeros signos del envejecimiento, sustituyendo a las 'perezosas' cremas por pinchazos o rayos láser. Los más demandados: principalmente los realizados con ácido hialurónico, spcultra, botox y mesoterapia, así como lamejora de la sonrisa, para lucir una hilera de dientes impecable.

Se trata en su mayoría de tratamientos no agresivos, y que se realizan en varias sesiones cortas y discretas, para mantener y mejorar el aspecto del rostros, sin que afecte a la vida diaria o se produzcan cambios demasiado evidentes. En España, y según el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Estética (SECE), el doctor Joaquín García Aparicio, 300.000 hombres se someten cada año a este tipo de intervenciones, siendo su porcentaje de un 25 por ciento frente al 75 de mujeres.

Más sobre: