¿Cuáles son las operaciones estéticas preferidas por ellos?

Cada vez son más los chicos que se animan a 'pasar' por el quirófano



Aunque ellas siguen copando el 'top ten' de retoques y pequeñas intervenciones en las clínicas estéticas, cada vez son más los hombres que, al igual que sucede con la cosmética masculina, las dietas o la depilación, se dejan seducir por la cirugía, especialmente con la llegada del verano y el deseo de muchos de mejorar las partes del cuerpo con las que nos sentimos menos a gusto. Las más demandadas: liposucción, ginecomastia, otoplastia y rinoplastia, se sitúan entre las intervenciones estrella solicitadas por los chicos más atrevidos. ¿Quieres saber en qué consisten?

Ginecomastia. Es bastante frecuente que, durante la adolescencia, algunos hombres desarrollen, debido al 'caos' hormonal, un aumento en el tejido glandular o graso del pecho, que, por mucho deporte que se haga, aleja el canon del pectoral ideal ya que poco o nada tiene que ver con el desarrollo muscular de la zona. La reducción del pecho es pues, una de las intervenciones más demandadas, ya sea mediante liposucción (tejido graso), mastectomia subcutánea (tejido glandular) o mamoplastia de reducción (tejido graso, glandular y piel).

Mini-lipo. La miniliposucción se emplea para hacer pequeñas reducciones en áreas localizadas (no sirve, por ejemplo, en personas con sobrepeso generalizado), como puede ser la clásica 'barriguita' en los hombres. Con cicatrices que apenas tienen el diámetro de un grano de arroz, es una de las grandes favoritas durante la 'operación biquini' de lo chicos.

Otoplastia. Las intervenciones en la orejas suelen cubrir un amplio abanico de posibilidades, aunque son sin duda las que ayudan a disimular las 'orejas de soplillo' las más populares. La operación es sencilla y no suele ir acompañada de complicaciones: el cirujano moldea las orejas, corrige el tamaño excesivo del lóbulo e incluso la falta parcial o total del pabellón auricular.

Rinoplastia. Las más complicada de las operaciones estéticas de los chicos es también una de las preferidas por las mujeres: su objetivo es corregir los pequeños defectos de la nariz, y casi siempre suele ir acompañada de intervenciones en el hueso, de ahí que sean algo más complejas que las que solo 'atacan' la grasa o el cartílago. Desde desviaciones o malformaciones, hasta borrar por completo el 'caballete' o retocar la punta de la nariz para hacerla más larga o más corta, la rinoplastia puede llegar a cambiar los rasgos de la cara, por lo que los expertos recomiendan estar plenamente convencido de querer llevar a cabo la operación antes de realizarla.

¿Te someterías a alguna intervención estética para afrontar la 'operación bañador'?


Fuente: Dr. Oscar Junco

Más sobre

Regístrate para comentar