Piel en la treintena: Combate los efectos del paso del tiempo

El cutis cambia pasados los 30... ¿Sabes por qué?

null

Cada vez son más los hombres que se preocupan por su aspecto físico y salud: la belleza masculina ha dejado de ser un tabú, y hoy en día muchos se proclaman abiertamente fans de los avances más punteros en cosmética, depilación, tratamientos en centros de belleza exclusivos o, incluso, cirugía estética. Quizá por eso uno de los principales problemas estéticos que más preocupa hoy en día a los hombres sea retrasar lo más posible los signos del envejecimiento, especialmente las arruguitas y bolsas en torno a los ojos, líneas de expresión, y sequedad del cutis, que parecen tener una fecha marcada en el calendario: la treintena.

Los cambios en la vida laboral que acompañan a los 30, y que suelen traducirse en grandes dosis de estrés, días (y noches) cada vez más largos, tabaco, cafeína y alcohol, producen un efecto acelerador en los signos del envejecimiento que, sumados a la evolución natural de las células de la piel a lo largo de esta década (con el paso de los años, la piel va reduciendo sus niveles de colágeno y elastina, además de verse afectada por los cambios hormonales y del metabolismo), sitúan a esta edad en una de las etapas más críticas para la piel masculina en cuestión de cuidados y precauciones básicas.

La clave para librarse de estos pequeños signos es la hidratación: desde dentro, bebiendo al menos dos litros de agua al día, hacia afuera, con una sesión diaria de cuidados adecuada. Exfoliante, crema hidratante y antiarrugas se convierten así en el nuevo mantra de la década para 'salvar' nuestra piel, sin olvidarnos de la loción para después del afeitado o la crema solar. Junto a los milagros cosméticos, el sueño, la alimentación y el ejercicio son los pilares de la rutina diaria que más afectan a nuestro aspecto, y que es posible corregir introduciendo sólo pequeños cambios. Dormir al menos ocho horas diarias es una de las recetas 'caseras' infalibles para lucir una piel perfecta, ya que es durante el sueño cuando la dermis se regenera, ofreciendo su mejor aspecto al día siguiente, mientras que contrarrestar el estrés con algo de ejercicio al aire libre, como el jogging o el tenis, o apuntarse a un grupo de yoga, ayudará a rebajar los niveles de tensión muscular. Por último, llevar una alimentación adecuada, lejos de la comida rápida, y que se adhiera a las bases de la dieta mediterránea, resulta clave para mantenerse en forma, llevar un estilo de vida saludable y decir adiós al efecto del paso del tiempo.

Y a ti, ¿cómo crees que te afecta el estrés?

Más sobre

Regístrate para comentar