¿Es genética la alopecia?

La perdida del cabello es una de las principales preocupaciones estéticas entre los hombres



'El estrés genera alopecia'. 'Si mi padre es calvo, yo también lo seré'. 'El pelo cano no se cae'. 'Los fijadores dañan la raiz del cabello'. La alopecia masculina esta rodeada de mitos y creencias, que poco o nada tienen que ver con la realidad científica. La verdad sobre la caída del pelo preocupa a un elevado porcentaje de los hombres, especialmente entre los más jóvenes, convirtiéndose en uno de los problemas estéticos que más conciernen a las nuevas generaciones.

Un temor extendido y que los últimos estudios médicos confirman como real: productos milagrosos a parte, la principal casusa de sufrir lo que se denomina como 'calvicie común' tiene raíces y fundamentos genéticos, por lo que, aunque es posible retrasarla, o incluso 'disimularla' mediante injertos y otros sofisticados tratamientos capilares, la probabilidad de sufrir o no alopecia viene marcada desde el nacimiento, y resulta casi imposible escapar a ella si así lo determina nuestro código genético.

Así al menos lo afirma el estudio realizado por el centro capilar Svenson, donde no sólo se confirma esta tendencia creciente entre los varones, si no que, además, remarca el incremento en los últimos años en el porcentaje de hombres 'destinados' genéticamente a perder progresivamente el cabello: hasta el 60 por ciento de la población mayor de 18 años tiene predisposición genética desarrollar alopecia, llegando a alcanzarse marcadores de hasta el 89 por ciento entre los hombres.

Este test genético, que reúne información tanto del padre como de la madre, se ha realizado a lo largo de los seis últimos meses a más de 1000 personas sobre la geografía española, y arroja curiosos datos sobre el reparto por comunidades de población con tendencia a sufrir este problema capilar: de entre todas las autonomías, Castilla y León es la más 'calva', con un índice de probabilidad de sufrir alopecia entre los varones que alcanza a casi la totalidad de la población. Los resultados, además, remiten a generaciones anteriores más allá de los padres: hombres cuyo padre ha sufrido una mínima alopecia pero que dan positivo en la variante G del gen asociado a la alopecia androgenética, sufren un 80 por ciento de probabilidades de desarrollar este tipo de calvicie, frente al 10 por ciento de los que dan negativo para la variante de ese mismo gen.

¿Te preocupa la caída del cabello? Cuéntanoslo en el foro de hola.com

Más sobre: