¿Qué ha dado de sí la París Fashion Week Homme?

La capital francesa ha celebrado este fin de semana su particular pasarela masculina

Como viene siendo habitual, y justo antes de que dieran comienzo los desfiles de Alta Costura que han tomado estos días la Ciudad de la Luz, la capital francesa de la moda tomaba este fin de semana el relevo a Milán, en lo que a las tendencias para hombre se refiere. De cara al invierno de 2011 los diseñadores se toman en serio la amenaza del cambio climático, y envuelven al hombre el enormes prendas de abrigo en forma de jerseys de punto, trencas, parkas y maxigabardinas, que se alargan hasta los pies creando un efecto capa. A diferencia de Milán, París se rinde ante los tonos propios de la estación, y se imponen los total looks en un solo color, generalmente gris o negro, con concesiones al azulón, violeta o tostado. El guiño: casi todos los diseñadores incorporan a sus looks más invernales una pareja de guantes de piel, en su mayoría a tono con el resto del traje, subrayado aún más el efecto del color único.

 

nullVER GALERÍA



El estampado estrella por excelencia para la temporada 2010-2011 son los cuadros, que apenas dejan espacio a ningún otro ornamento (exceptuando unas pocas prendas de rayas, eso sí, verticales), y que aparecen en todas sus formas y colores en chaquetas, camisas, abrigos, fulares o pantalones, combinandose entre sí en un mismo look y generando un curioso efecto 'parche'. Desde el pantalón-pijama de Dries Van Noten, hasta la propuesta punk de Paul Smith, pasando por el clasicismo tweed de Kenzo, todos se rinden al ya dilatado look leñador, que este invierno ha hecho estragos en el armario de las celebrities. No faltan los complementos, casi siempre en forma de bolsos y carteras de mano en piel, y grandes gafas de sol con forma de gota o aviador.

Y si lo tuyo es llevar el último grito en tendencias, sean cuales sean, no te puedes perder algunas de las propuestas más sorprendentes que se han dejado ver estos días en París: el chaleco, que se incorpora al outfit de diario como una prenda más (Cerruti), los trajes de corte pitillo (Dunhill), el look Sherlock Holmes (John Galliano, Junya Watanabe), la combinación de pantalón 'pesquero' con botas de piel (Lanvin), el contraste de siluetas entre el oversize y los legging para chico, o los monos que funden las dos piezas de un traje clásico en una sola (Kenzo). La gran sorpresa: una tímida pero no por ello menos reseñable aparición de la falda, esta vez no solo en la figura de Marc Jacobs, sino en las colecciones de Givenchy y Raf Simons, que reivindican esta prenda como algo no exclusivamente femenino.

¿Quieres ver un avance de todo lo que se pudo ver sobre la pasarela parisina? No te pierda la galería de imágenes

Más sobre: