Madurar con estilo: el 'look' de Harrison Ford

Asumir el paso de los años es una cuestión de actitud... y de guardarropa

Por mucho que pueda parecer una contradicción, ir a la moda no implica necesariamente apuntarse a todas y cada una de las últimas y más rabiosas tendencias. La moda y el estilo están íntimamente relacionadas con la clase y la elegancia del saber vestir (y el saber vestir 'bien'), y esto es directamente proporcional a la edad que se tenga. Evidentemente, a medida que vamos sumando años y se acerca la madurez, las necesidades de nuestro armario, ya sea por trabajo, por gustos, o por vida social y familiar, van cambiando, y nosotros debemos saber cambiar con ellas.

Un buen ejemplo de 'maduro con estilo' es el actor Harrison Ford, quien, a través de los años, ha sabido ir adecuando su guardarropa a su edad, sin dejarse llevar por las estridencias o los dictados de la pasarela. Algunas reglas básicas, como atenerse a los colores oscuros, que estilizan y disimulan una posible e incipiente barriguita, no abusar de la joyería (un elegante reloj de muñeca puede hacer maravillas a la hora de rematar un look clásico o informal) o apostar por complementos como bufandas, fulares o mocasines de piel son algunas de las más sencillas. Para la noche y las ocasiones especiales, la norma es sencilla: menos es más. Un traje de chaqueta clásico, no excesivamente entallado pero tampoco de un número mayor a lo necesario, en color marengo o azul, corbata y camisa blanca son un acierto seguro, sea cual sea la ocasión.

Más sobre: