¿Sabes qué color te favorece más?

El cabello, los ojos, la piel... son determinantes a la hora de decidir qué color nos sienta mejor

null

Ponte en situación: llegas a una tienda buscando ese jersey de lana que tienes metido entre ceja y ceja desde hace varios días. Sin embargo, cuando te lo pruebas, te das cuenta de que ese color no te favorece nada, mientras que otro completamente distinto te sienta de maravilla. En ambos casos se trata de la misma prenda, pero ¿por qué nos favorece más la una que la otra?

La respuesta es sencilla: el color del cabello, la piel y los ojos es determinante a la hora de elegir qué prendas nos van mejor que otras. La luz se refleja sobre la ropa que está más cercana al rostro (bufandas, gorros, pañuelos, corbatas, jerséis de cuello vuelto, el cuello de la camisa...), y eso hace que nuestra piel se vea más o menos apagada, de la misma manera que el cabello o los ojos actúan como contraste de todo el conjunto. Por eso, y aunque nunca está de más probar con prendas de colores fuera de tu gama habitual (al fin y al cabo, cada persona es un mundo, y los rasgos de cada uno actúan de manera diferente según el color e incluso según el día), es importante que, antes de ir de compras, tengas una noción básica de qué tonalidades te pueden ir mejor según tus rasgos y complexión personales: ¿gamas frías o cálidas?, ¿en tonos intensos o color pastel? Para ayudarte a decidir, a las pasarelas nos remitimos. ¿Quieres saber cuáles son las elecciones de los diseñadores de moda de París o Milán sobre sus modelos? Toma nota de estos juegos de color:

  • RUBIO: los modelos de aspecto 'nórdico', así como los de rasgos exóticos, mezcla de diferentes etnias, son la última moda a la hora de desfilar en las pasarelas internacionales. De cabello platino y ojos color hielo, en este tipo de hombre funcionan los extremos de la paleta cromática: colores claros y suaves como el turquesa, el rosa melocotón, el verde hierba o el amarillo limón, o muy oscuros, como los rojos y ciruelas, así como fucsias o naranjas.
  • CASTAÑO: entre el avellana, el ceniza y el cobrizo, el hombre de cabello color castaño se debe a los colores de la tierra: bronces, caquis, beige, verdes musgo, chocolate, marfil, canela, tostado, camel... Una gama perfecta para los meses de otoño así como el invierno que se avecina.
  • NEGRO: el cabello muy oscuro casa a la perfección con los colores intensos y fríos, que incluyen cían en su composición, como los morados, verdes, rosas y azules más puros, así como los clasicos contrastes masculinos de gris, blanco y negro.

Más sobre: