Lo último en complementos: relojes para melómanos

Las ediciones limitadas inspiradas en Elton John y Bob Dylan son lo más exclusivo en relojería de coleccionista

Líneas de ropa, perfumes, cosméticos... y relojes. Las estrellas del cine y la canción son una fuente inagotable de inspiración para las firmas de moda y complementos, que no dudan a la hora de crear colecciones que recogen toda la esencia de estos grandes nombres. ¿Eres un apasionado de la música? ¿Te vuelven loco las ediciones limitadas y los objetos de coleccionista? Entonces seguro que ya has oído hablar de estas dos de series de relojería exclusiva, fruto de esta 'fiebre' de las 'celebrities-marca': nada menos que Elton John y Bob Dylan son los encargados de 'dar la nota' en el universo de la relojería de coleccionista, con piezas limitadas y numeradas para los más sibaritas.

null

Comercializados por Chopard y Oris respectivamente, estos relojes 'melómanos' harán las delicias de todos aquellos que busquen adornar su muñeca con una pieza única. Por un lado, el Oris Rectangular Bob Dylan Watch, elaborado en piel y acero inoxidable, tiene varias particularidades que lo hacen único e indispensable. La primera y más importante, los grabados, en forma de firma dentro de la esfera y de diminuto retrato en el reverso, para todos aquellos que quieran tener bien cerca el espíritu y la voz del icono folk de los años sesenta. La pieza, además, se presenta en un estuche de madera junto a una exclusiva armónica Hohner Marine Band, seña de identidad del artista.

null

Por su parte, el siempre excéntrico británico sir Elton John, tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de apadrinar un reloj con su nombre, en este caso de la firma de lujo Chopard, que incluye numerosos modelos de distintos colores elaborados en oro blanco, amarillo y rosado, con incrustaciones de diamantes alrededor de la esfera. 2.000 piezas engastadas sobre piel de cocodrilo es el total de ejemplares numerados que han salido a la venta a lo largo de 2009. Su desorbitado precio tiene una excusa: los beneficios irán a parar a la fundación que el cantante inglés dispone en favor de la lucha contra el Sida. Un capricho solidario para los amantes de la buena música.

Más sobre: