El nuevo esmoquin: ¿cómo, dónde y cuándo?

La clásica chaqueta de fiesta se reinventa gracias a los nuevos diseñadores

Con la primavera llega la época de las grandes celebraciones: bodas, comuniones… Por este motivo, es en estos meses cuando el armario masculino se inunda de prendas de fiesta como el esmoquin, que destacan por encima del resto de jerséis, chaquetas y camisas. Pero, ¿es el esmoquin ‘apto para todos los públicos’?

El esmoquin es una indumentaria de fiesta, no de etiqueta: es decir, no sustituye al frac o al chaqué a la hora de acudir a una ceremonia. Su función suele estar relegada a las fiestas, cenas y bailes que se den durante la tarde-noche, y suele ir acompañado de una camisa de puño doble para los gemelos, una pajarita de seda y un fajín o chaleco. En su versión más exclusiva y distinguida, el look se completa con una pareja de guantes y zapatos de charol a tono.

Sin duda, de entre todas las prendas que componen el esmoquin, es la chaqueta la que lo distingue del resto de prendas del vestuario masculino: a diferencia del frac o chaqué, el esmoquin no tiene cola, y destaca por sus solapas, forradas de satén brillante. Es quizá por esta razón que muchos de los actuales diseñadores, que no se caracterizan especialmente por diseñar atuendo de ceremonia, han tomado ‘prestado’ este tipo de indumentaria para renovarla y darle un nuevo look, mucho más fresco, que puede combinarse tanto con prendas formales como con unos sencillos denim.
¿Sueles llevar esmoquin? Opina en el foro.
¿Quieres ver nuestra selección de 'esmoquin-casual'? No te pierdas la galería de imágenes

Más sobre

Regístrate para comentar