Armas para luchar contra la calvicie

Técnicas y alternativas para intentar frenar este problema estético

La caída del cabello es uno de los problemas estéticos que más preocupan a la mayoría de los hombres. Y cada vez surgen nuevas técnicas y alternativas para intentar frenarla. Tome nota.

Cuidados básicos. Detalles pequeños ¡e importantes! Para qué nos vamos a engañar: los hombres llevan escrito el destino de su pelo en cada folículo. Pero no está de más tener en cuenta algunas nociones básicas que contribuyen a que aguante el tirón cuanto pueda. En primer lugar, ha de estar siempre limpio y lavarlo con la frecuencia necesaria para ello. La grasa sobre el cuero cabelludo no sólo es antiestética: además ahoga el bulbo piloso. En segundo puesto está el masaje: conviene pasarse las yemas de los dedos una vez al día por toda la cabellera, estimulando la microcirculación. Y como anécdota final, cabe añadir que cortarse o raparse el pelo no hace que salga más fuerte. ¡Diga lo que diga la leyenda!

Lociones anticaída. Cada día más eficaces. Sabemos que a muchos hombres la idea de aplicarse un producto a diario les da pereza. Pero, ¿y si el esfuerzo valiera la pena? Los nuevos productos realmente funcionan actuando sobre dos frentes. Por un lado, mejoran la salud del bulbo, prolongando el ciclo de vida del cabello. Por otro, le dan más grosor, haciendo que parezca más abundante. El momento idóneo de aplicación es tras el lavado, siempre con un ligero masaje, para que penetre mejor, y puestos a elegir fecha, en primavera y en otoño, cuando se acentúa la caída.

Pastillita mágica. ¿La clave? Prevenir. Hace ya casi una década irrumpió en el mercado anticaída la que parecía la solución mágica: Propecia, el primer medicamento oral capaz de frenar la pérdida de pelo masculina. Lo cierto es que su principio activo, el finasteride, que inhibe la acción de la 5 alfa reductasa, una de las enzimas causantes de la caída, funciona, y lo hace muy bien. Aunque tiene sus limitaciones. En primer lugar, actúa sólo en los casos de alopecia androgenética. Además, hay que ser constante y tomarla para siempre. Si se interrumpe el tratamiento, el cabello volverá a su ciclo de caída anterior. Finalmente, los mejores resultados se han observado en quienes muestran los primeros síntomas de alopecia. De esta forma, el cabello existente se mantiene y el ligero resurgir de cabello nuevo que se produce se alían para que el pelo parezca mucho más abundante.

La cirugía. Adiós al pelo de muñeca. La cirugía de transplante capilar, cuanto antes se haga, mejores resultados dará. ¿La razón? El pelo nuevo quedará disimulado entre el antiguo, resultará mucho más natural y evitará pasar antes el mal trago de ver cómo crecen las entradas a velocidad de vértigo. Como nos explica el Dr. Eduardo López Bran, del Gabinete Dermatológico y Capilar (tel. 91 350 14 56), "el microinjerto es muy preciso porque se implanta pelo por pelo, lo que permite un aspecto muy natural. Se corta de la zona de la nuca, donde el pelo no se cae, una tira de piel con el folículo piloso y, haciendo un trabajo de equipo que requiere la colaboración de muchas personas, se van extrayendo los bulbos e implantando hasta 3.000 en las zonas deseadas. Se hace con anestesia local y el paciente sale andando de la consulta, aunque en la semana posterior puede sufrir hinchazón. El pelo nuevo comienza a crecer aproximadamente a los seis meses, y no se cae. Si se quiere implantar más pelo, se pueden repetir los microinjertos pasado aproximadamente un año".

Más sobre: