Las cinco claves de un afeitado perfecto

La firma Gillette resume las claves para facilitar este hábito de belleza masculino

Es, probablemente, la rutina de belleza más común entre los hombres y es que, en mayor o menor medida, todos los caballeros deben someterse al proceso de afeitado. Pero, ¿lo hacen correctamente? La firma Gillette, que acaba de presentar su último lanzamiento, Gillette Fusion, explica los secretos de un afeitado impecable. ¿Quiere tomar nota?

1. Es fundamental lavarse antes del afeitado. Lo primero que hay que hacer es lavar la cara y el cuello generosamente con agua caliente y con un jabón neutro para eliminar la grasa natural de la cara. ¿La razón? El pelo de la cara suele ser bastante grueso y duro, por ello es importante lavar la cara con agua para que éste se debilite y, así, el corte sea más suave y sencillo.

2. Aplíquese una cantidad generosa de gel. El agua es uno de los principales agentes que debilitan el pelo de la cara, pero ésta se evapora muy rápidamente dejándolo en su forma original. Por eso, para ayudar, es conveniente usar un gel de afeitado que actúe como capa hidratante impidiendo la evaporación del agua y manteniendo así la barba suave y lista para un afeitado perfecto. Además, el gel actúa como lubricante reduciendo la fricción entre la hoja y la piel, mejorando el afeitado y proporcionando suavidad.

3. Aunque a veces no es sencillo, por las prisas o la falta de paciencia, intente afeitarse de forma suave, para evitar dañar la piel.

4. Como en otras muchas rutinas, el orden es importante. Conviene mantenerlo también en el afeitado: primero, las mejillas, los laterales de la cara y el cuello; después, el pelo que crece en la barbilla y alrededor de los labios. En éstas zonas es donde crece el pelo más duro, por lo que cuanto más tiempo estén recubiertos de gel, más se ablandarán y más preciso será el afeitado.

5. Hay que convertir el ‘after shave’ en la guinda final del afeitado. Cuando haya acabado, aclare la cara y el cuello con agua fría y séquela bien. El ‘after shave’ le ayudará a tener una piel más suave, limpia e hidratada. Y no olvide cuidar su cuchilla, enjuagándola y sacudiéndola bien antes de guardarla para que no se acumule agua entre las hojas. Es importante sólo enjuagarla, no limpiar las hojas, pues puede dañarse el eje de las láminas.

Más sobre: