‘París Hombre’ abre sus puertas con colecciones en tonos apagados

Las primeras propuestas muestran un guardarropa masculino en blanco, negro y tonos pastel muy pálidos

Si hace unos días Milán mostraba la moda masculina para la primavera-verano 2004, ahora le toca el turno a París. En los tres primeros días de desfiles, de los cinco que componen esta cita con el diseño, han mostrado sus colecciones algunas de las firmas más destacadas de la pasarela parisina. Y si en Milán reinó el color, la capital francesa se decanta por las tonalidades pastel o el siempre presente blanco y negro. Donde mejor se pudo comprobar esto fue en el desfile de Marc Jacobs para la casa Louis Vuitton. Siguiendo esta tendencia, su desfile denotaba una estética de los ochenta, que se mezclaba con prendas de estilo militar y deportivo.

La revolución llegó de la mano de Jean Paul Gaultier, que aprovechó para presentar su primera colección de cosmética masculina. Su hombre del verano de 2004 se muestra de nuevo ambiguo. Unas propuestas que muy pocos se atreverán a llevar.

Para el diseñador español Antonio Miró, que contó en su desfile con la participación de Jessie Wood, hijo del guitarrista de los Rolling Stones Ron Wood, su inspiración fue México. La prendas de líneas amplias y los cinturones de cuero a modo de bandolera fueron lo más destacado de su colección.

El toque siniestro de los desfiles llegó de la mano de Helmut Lang. Colores muy oscuros y prendas desestructuradas para una colección de líneas ajustadas. Como nota curiosa, el diseñador mostró una original chaqueta con una pechera repleta de chapas de botella aplastadas.

Más sobre: