La pasarela parisina abre sus desfiles masculinos con todo tipo de propuestas

Antonio Miró y Armand Basi, las únicas firmas españolas que participan en esta cita

Tras la Semana de la Moda Masculina de Milán -que se celebró del 12 al 16 de enero de 2003-, ahora, París es el escenario en el que se muestra lo que llevará el hombre durante el otoño e invierno de 2003-2004. Destacó en estos primeros días de desfiles la excelente colección de Armand Basi -junto a Antonio Miró, son las únicas firmas españolas de estos desfiles parisinos-, que rindió homenaje a la Ciudad Condal de principios del siglo XX. Juste de Nin, director creativo de esta firma, estampó en las prendas toda la esencia del modernismo catalán, con dibujos de tramas de ladrillo y celosías, vidrieras y mosaicos. "Los creadores tendemos a inspirarnos en rincones remotos, pero creo que Barcelona es una continua fuente de inspiración para quienes la visitan y vivimos allí a diario", comenta el modisto, que llamó a esta colección BCN Flashback 1.

Las prendas con estampados son también la nota predominante en el desfile de Paul Smith, que busca su inspiración en los dibujos abstractos y llenos de color del genial pintor Kandinsky, y que lo combina con una estética que recuerda a los Alpes. Pero no todos los diseñadores han apostado por estos modernos y llamativos looks. Por ejemplo, Marc Jacobs mostró una colección para Louis Vuitton que se caracterizaba por la sobriedad de sus diseños, inspirados en la estética estudiantil de los años 60.

Aires de Francia
Si Juste de Nin veía en Barcelona la inspiración perfecta para sus diseños, Tom Ford para Yves Saint Laurent se fijaba en el estilo más clásico y exquisito de los franceses. Sobre su pasarela, los modelos lucieron una estética muy refinada con bufandas anudadas al cuello, pañuelos que brotaban de los bolsillos de camisas y chaquetas, y trajes de corte impecable, confeccionados en lana con estampado de cuadro ‘Príncipe de Gales’.

Muy curiosas fueron las propuestas de la firma Helmut Lang, entre las que destacaron unos chalecos de malla, que recordaban a los caballeros de la Edad Media. Sin duda, una propuesta poco vista en los últimos desfiles de moda masculina.

Más sobre: