Ostentación y sobriedad se dan la mano en la pasarela milanesa

Desde los esquimales de Cavalli hasta los hombres elegantes de Valentino, pasando por el estilo británico de Prada

El salón Milano Moda Uomo (Semana de la Moda de Milán) se ha convertido, a medida que avanzan los desfiles, en un escaparate de tendencias variadas y dispares. Uno de los diseñadores más esperados ha sido Valentino, que no ha defraudado con su pase, el primero que ha organizado desde que su firma fuese adquirida por el italiano Pietro Marzotto (grupo Marzotto). Su colección para el próximo otoño, inspirada en los años 40 y 50, se centra en hombres de edad avanzada que buscan vestir de forma sobria y elegante. "Nuestros clientes no son jóvenes. Son mayores y ricos", comento Marzotto.
Sobre su pasarela, Valentino mostró unos impecables trajes compuestos por chaquetas ceñidas con solapas amplias y pantalones anchos con un dobladillo muy ancho en los bajos. También destacaron cazadoras de raso negro, abrigos largos y jerséis de cachemir. Para abrigarse mejor del frío, el modisto italiano llena el guardarropa masculino de sudaderas con capucha.

Esta sobriedad que Valentino imprime en sus diseños se contrapone a la espectacular y ostentosa colección de Roberto Cavalli, que él mismo ha definido como una de sus propuestas más atrevidas. Este modisto italiano se ha inspirado en los esquimales de Laponia para su colección, que también tiene elementos de la mítica discoteca Studio 54.
Los modelos de Cavalli vistieron espectaculares abrigos confeccionados con colas de piel de distintos colores bajo los que llevaban llamativos esmóquines de color dorado. También se vieron pantalones de camuflaje obtenidos de la llamativa técnica del patchwork o confeccionados con visón rayado y chaquetas de gamuza rojiza.

Más comedida en sus propuestas fue Miuccia Prada, que se inspiró en la cultura británica para su nueva colección. No obstante, la diseñadora italiana mezcló en su show distintas décadas -los años 60 y 80- y clases sociales. Para el próximo otoño, el hombre de Prada llevará trajes ajustados, pantalones cuyo bajo termina por encima del tobillo y corbatas muy estrechas. Una paleta de ricos colores fue protagonista de este desfile, en el que destacaron estampados de dibujos abstractos y oníricos que se imprimen en cualquier tipo de prenda.

Más sobre: