La elegancia de Calvin Klein llega a la pasarela de Milán

Los bolsos de mano, lo más destacado del desfile de la firma Bally

El diseñador norteamericano presentó en la pasarela de Milán sus propuestas masculinas para la primavera-verano de 2003. Con creaciones que destacaban por la elegancia de líneas y la precisión de los cortes, Calvin Klein ha querido que en el armario masculino predominen los colores lila, violeta, azul, verde y blanco. Destacaron sus trajes con chaquetas ceñidas a la cintura; sus conjuntos de pantalón, cazadora y camisa en el mismo tono cromático; y las corbatas, un complemento que, poco a poco, recupera ese protagonismo que años atrás había perdido.

Si Calvin Klein apostó por unas propuestas muy elegantes, la firma Bally no iba a ser menos. Aunque, a diferencia del modisto norteamericano, las creaciones de la marca suiza se confeccionaron en líneas mucho más desenfadadas. Pantalones anchos de ‘pata de elefante’, cazadoras con ‘multibolsillos’, distintos tipos de calzado y una amplia colección de bolsos de mano y mochilas fueron lo más señalado de este desfile.

Más sobre: