Armani reniega del lujo y propone una moda "más democrática"

El diseñador hizo estas declaraciones en el desfile masculino de Emporio Armani, en Milán

"La palabra lujo me da asco". Estas son las fuertes palabras pronunciadas por el celebérrimo modisto italiano en la pasarela masculina que se celebra estos días en Milán; unas declaraciones que Giorgio Armani hizo al hilo del desfile de Emporio Armani, su segunda línea.

"Estoy por democratizar la moda, por hacerla más accesible", dijo el diseñador, un poderoso hombre de negocios que ha sido noticia por convertirse en el italiano más rico del momento y que ha construido un imperio que el pasado año facturó más de 1.200 millones de euros.

Quizás por estas opiniones, Armani presentó una colección de líneas sobrias y sencillas, inspirada en la vestimenta laboral. Sus modelos parecían sofisticados obreros a la salida del trabajo en la fábrica o en la mina, con pantalones remangados a media pierna, con gorras caladas hasta los ojos y con gruesos jerseis anudados a la cintura. "He querido rendir un homenaje a la clase obrera, con su forma de vestir sencilla, digna y racional", explicó. Incluso llegó a denunciar cómo los jóvenes "llegan a robar o a prostituirse" para conseguir un objeto o prenda de una firma conocida".

Armani, que en una entrevista publicada el pasado mes de octubre se mostraba partidario de un reparto de las riquezas más igualitario, prosiguió con su ataque contra "un mundo sin valores en el que si no vistes una determinada prenda no eres nadie".
A pesar de estas declaraciones, el modisto no deja de lanzar nuevas líneas. Esta semana anunció su intención de diseñar joyas

Más sobre: