Rápido, cómodo, práctico: son muchos los motivos que mueven a los hombres a usar la maquina eléctrica para el apurado diario. Aunque recientemente una encuesta aseguraba que la mayor parte de los hombres prefieren la hoja de afeitar, éste es sin duda un sistema excelente para los caballeros de piel resistente, aunque también tiene sus secretos…
  • No sea tacaño a la hora de invertir en una buena maquinilla eléctrica: si la cuida bien, le durará al menos una década en plena forma.
  • Desenchufe la máquina al afeitarse y deje que, de vez en cuando, la batería se agote por completo. De esta forma conseguirá alargar su vida. No mantenga el aparato constantemente conectado a la red, sino tan sólo el tiempo necesario para que se cargue.
  • Guarde la máquina en un lugar seco, fuera del cuarto de baño si eso fuera posible. Recuerde que la humedad excesiva puede oxidarla.
  • Cambie el cabezal por lo menos una vez al año. Una vez a la semana, elimine todos los restos de pelo del cabezal con la ayuda del cepillo, y después, sumérjalo en alcohol para desinfectarlo por completo.
  • Engrase las hojas cada dos o tres semanas. Puede hacerlo con unas gotas de aceite lubricante o incluso con aceite para bebés. No tiene más que poner un poco sobre la maquinilla y hacerla funcionar durante unos segundos.
  • Más sobre

    Regístrate para comentar