'Guerra' a la calvicie

El transplante monofolicular es una de las técnicas más novedosas para luchar contra la caída del cabello

=La base del transplante *En los casos de alopecia androgenética, es decir, la que afecta a casi todos los hombres, la mayoría del pelo desaparece primero de la coronilla y de las sienes, mientras que el de la nuca se mantiene en su sitio prácticamente hasta el final, ya que no tiene predisposición a la caída. Ésta es la razón por la que se elige el cabello de este área y se traspasa a zonas menos pobladas, donde, una vez que agarra, no vuelve a caerse. =Candidato ideal *El transplante monofolicular está recomendado a los hombres que presentan primeros indicios de calvicie o una clara falta de densidad, pero siempre y cuando exista pelo del propio paciente. =Cómo se realiza *El primer paso de esta intervención, que se realiza siempre bajo anestesia local, es la obtención de una tira de piel de la nuca larga y estrecha, de unos diez cm. de longitud por 1,5 cm. de ancho y 0,5 cm. de profundidad. De ésta se obtienen los nuevos cabellos. *A la vez, en la zona de la calva se hacen, con la ayuda de miniagujas especiales, diminutas incisiones al ritmo de unas 500 por veinte minutos, en las que luego se inserta cada cabello con pinzas similares a las de un relojero. *Una de las características de este proceso es que exige el trabajo sincronizado de un equipo especializado compuesto por varias personas que ha de trabajar de forma muy rápida y precisa, realizando ambas tareas a la vez. De esta forma, en unas dos horas de sesión se consiguen reimplantar alrededor de 3.000 pelos. Como asegura el doctor López Bran, la técnica es quirúrgicamente sencilla, pero extremadamente laboriosa. =El posoperatorio *Tras la intervención, la zona está irritada e inflamada durante unos dos días, y se siente cierta incomodidad, sobre todo al dormir. Se aprecian unos diminutos puntitos rojos allí donde se ha hecho el injerto, que acaban convirtiéndose en costras y cayendo al cabo de seis o siete días. La cicatriz es imperceptible al cabo de dos meses, incluso si se rapara el cabello. *El pelo inicial nace fino y más claro que el del resto de la cabeza, pero según "agarra", en un periodo que oscila entre los dos y los cuatro meses, crece más fuerte y vigoroso. La sesión cuesta unas 350.000 ptas. aproximadamente, y se puede repetir al cabo de unos meses, dependiendo del pelo que haya disponible en la zona dadora.

Más sobre: