Milán apuesta por un hombre de estilo retro lleno de color

Valentino, Versace y Tom Ford, entre otros, presentaron sus colecciones de prêt-à-porter primavera-verano 2002

Ya sabemos como se vestirá el hombre durante la primavera y verano del año 2002. La Semana de la Moda italiana de prêt-à-porter masculino se inició el pasado 24 de junio de 2001, imprimiendo como tónica general la libertad de formas y variedad de los diseños. Durante cinco días, los 54 desfiles que se presentarán en Milán acapararán el protagonismo de las titulares hasta que llegué el turno de París, que será la posterior cita sobre la pasarela.

Transformando una fábrica en un ostentoso salón donde se imponía el lujo en todo detalle, la diseñadora Vivienne WestWood presentó una colección donde los modelos vistieron coloristas shorts y sombreros de copa. La nota provocativa la pusieron una colección de faldas para el hombre, un clásico en sus desfiles que en la calle sólo se ve a modo de pareo para ir a la playa. La modista británica remató su colección evocando la España de la época de Velázquez.

La italiana Donatella Versace imprimió en sus creaciones el mismo toque ambiguo y excéntrico que ya anunciaba Vivienne, con la que también compartía la preferencia por el uso de mucho colorido y estampados. Las creaciones de la hermana del difunto Gianni Versace se presentaron en una pasarela construida con suelo de mármol y flanqueada por seis grandes candelabros. Cada modelo aparecia a través de una gran puerta de estilo neoclásico.
Donatella propone pantalones anchos con múltiples pliegues y ajustadas chaquetas de corte cuadrado, así como un look al más puro estilo David Bowie. Como fondo de armario se proponen estrechos tops con estampado de grafitis de suaves tonos pastel, y chaquetas de damasco en negro brillante. Pero, lo más destacado, son los smokings con detalles bordados y fajín a juego.

El fajín también fue usado en algunas de las creaciones del modisto Valentino. El diseñador italiano mostró unos diseños llenos de lujo que con gran osadía combinaba el blanco, su color protagonista, con los colores llamativos. El desfile comenzó con la combinación de tops con largas camisas tipo vestido en tonos violetas, rosa y lima. A medida que el show se desarrollaba, "Sir Val" nos mostró una colección clásica de bermudas, trajes, camisas y camisetas en blanco.

Por su parte, los italianos Dolce & Gabanna potenciaron con sus creaciones los cuerpos musculados de sus modelos. Siguiendo la estética de los 80, deslumbraron con boxers de seda, pantalones tipo chándal en piel y diversos complementos, como collares de cuentas y botas de cocodrilo.

Otra de los firmas presentes en la pasarela de Milán fue Gucci. La casa italiana mostró sus propuestas de la mano del diseñador Tom Ford que mostró unos diseños que mezclaban diferentes estilos, huyendo de su costumbre de englobar toda la colección bajo una misma idea. "Yo no creo que todo el mundo enfoque sus vestimenta sólo en un look, una idea o un estilo", explicó el diseñador norteamericano. Sus modelos mostraban prendas muy variadas que iban desde trajes confeccionados con pantalones anchos, y chaquetas de lana de atractivo corte, hasta chaquetas de cuero que se llevan combinadas con pantalones rectos vaqueros.

Otros diseñadores presentes en esta cita son Gianfranco Ferré, Nino Cerruti y Dirk Birkenberg.

Más sobre: