Listos para el combate

La cazadora se convierte en una prenda imprescindible en las épocas de entretiempo

Las cazadoras tomaron su nombre de las chaquetas que llevaban los pilotos de los cazabombarderos en la Segunda Guerra Mundial, y pronto, en los primeros años 50, se pusieron de moda como prenda deportiva.

Muy alejado su aspecto de cualquier connotación bélica, la cazadora es hoy una de las prendas más socorridas del guardarropa masculino. Y es que, confeccionada en materiales ligeros, abriga sin agobiar y aporta un toque casual a una vestimenta seria.

Como prenda sport también resulta perfecta, pues su sistema de cierre de cremallera y su línea dan un aire siempre juvenil.

En ante, nylon, algodón o denim, el reinado de las cazadoras está asegurado esta temporada. Algunas de las mejores marcas de la moda masculina, como Hugo Boss, Donna Karan o el español Roberto Verino, las incluyen como pieza clave en sus colecciones.

Más sobre: