Realeza y personalidades

Noticias

Alexandra dejó de pertenecer a la Familia Real danesa en el mes de abril de 2005, cuando se hizo firme el divorcio de Joaquín. Y, ahora, con la celebración de sus segundas nupcias, no sólo dejará de ser miembro de la casa real sino que habrá de renunciar a muchos de los privilegios de los que gozaba hasta este momento
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Alejandra conservará la villa que su ex marido, el príncipe Joaquín le compró en 2004 por casi un millón de euros, cuando la pareja se separó, así como las joyas que recibió durante los diez años de matrimonio con el príncipe

ALEJANDRA DE DINAMARCA RENUNCIA AL RANGO DE PRINCESA POR AMOR

2 MARZO 2007
La princesa Alexandra dejó de pertenecer a la Familia Real danesa en el mes de abril de 2005, cuando se hizo firme el divorcio de Joaquín. Y, ahora, con la celebración de sus segundas nupcias, no sólo dejará de ser miembro de la casa real sino que habrá de renunciar a muchos de los privilegios de los que gozaba hasta este momento.
De entrada, Alexandra, en la actualidad protectora de 22 organizaciones, entre las que figuran el comité danés de UNICEF y la sección juvenil de la Cruz Roja, ha tenido que abandonar algunas de estas fundaciones quedándose, tras la aprobación de la Reina, con un total de dieciséis. Una agenda real que se ha acortado muchísimo, pero que, sin embargo, nos garantizará que seguiremos viéndola en activo.
Además, a partir de ahora, la ex esposa del Príncipe Joaquín deberá pagar el IVA de sus compras, así como otros impuestos a los que nunca tuvo que hacer frente por pertenecer a la Familia Real danesa. Y no se trata de poco dinero. Cada año la Princesa recibía cerca de 242.000 euros más una pensión mensual de 10.000 por sus hijos.
En el ámbito social, “Alex”, que deja de ser Princesa para ser condesa de Fredericksborg, tendrá, también, menos oportunidades de asistir a cenas de gala en Amalienborg o a las recepciones que se ofrecen en el Palacio de Christianborg cuando algún jefe Estado extranjero visita oficialmente Dinamarca.

El antes y el después en la vida de la condesa Alejandra
Aunque nunca se sabe porque todo depende de la decisión de una sola persona y esa persona es la Reina. Una Soberana que no se ha pronunciado hasta el momento sobre la boda y que tampoco tiene ningún programa o plan especial para tratar este asunto familiar. De hecho, todos los daneses saben que se están tomando las decisiones a medida que surge cada nueva situación y que no hay nada escrito sobre cómo manejar un divorcio real y un nuevo matrimonio.
Aunque sobre el apartado hijos existía precedente alguno, la Casa de Su Majestad se pronunció nada más anunciar oficialmente la boda de la princesa Alexandra sobre el hecho de que los príncipes Nicolás y Félix seguirían viviendo con su madre en Østerbro. “No habrá cambio respecto a los niños,” confirmó el chambelán de la corte, Ove Ullerup. “El príncipe Joaquín y la princesa Alexandra tienen custodia compartida y eso no cambiará. El estatus de los pequeños, así como su lugar en la línea de sucesión al trono también continuarán como antes.”
Por otras parte, se ha hecho público que Alejandra conservará la villa que su ex marido, el príncipe Joaquín le compró en 2004 por casi un millón de euros, cuando la pareja se separó, así como las joyas que recibió durante los diez años de matrimonio con el príncipe. Entre ellas, figuran la diadema de diamantes que originalmente perteneció a la reina Margarita II y la pulsera de brillantes que le entregó tras haber dado a luz ésta a su primogénito, el príncipe Nicolás. Alexandra tampoco tendrá que devolver las órdenes que ha recibido en ese tiempo, entre ellas, la orden del Elefante, la más alta condecoración del Reino de Dinamarca.
Asimismo, a pesar de que el anuncio de boda implica un mayor distanciamiento entre la condesa y la Familia Real, la casa real ha confirmado que los padres de Alejandra, Christa Nowotny, china de origen austriaco, y Richard Nigel Manley, británico, seguirán ocupando una de las viviendas del complejo de Schackenborg. La finca donde vive su ex yerno, el príncipe Joaquín, y que se sitúa a cientos de kilómetros de Copenhague. Donde vive Alejandra con sus hijos. Entre los motivos señalados por la prensa danesa figuran el avanzado estado de enfermedad de Richard Manley, padre de la Princesa.
Aunque un poco más pobre y un tanto menos ocupada que su anterior vida, la princesa Alejandra ha dado este gran paso escuchando las razones del corazón y lo ha dado sintiéndose completamente apoyada por su ex marido, la familia de éste y, sobre todo, por sus conciudadanos, quienes desean por encima de todo que su relación con Martin funcione.
Alexandra, de 42 años (nació en junio de 1964 en Hong Kong) estudió Económicas en Tokio, Viena, y Londres.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos