Realeza y personalidades

Noticias

La cena de gala en el Palacio Real ha sido el primer acto oficial al que ha acudido el Príncipe desde que falleciera, el pasado miércoles, su cuñada Erika, hermana menor de la Princesa de Asturias

El príncipe Felipe, junto a su madre, la reina doña Sofía, al comenzar la recepción en el Palacio Real en honor al Presidente de Corea

EL PRÍNCIPE FELIPE RETOMA SU AGENDA OFICIAL TRAS EL FALLECIMIENTO DE SU CUÑADA, ÉRIKA ORTIZ

13 FEBRERO 2007
Después de que los Reyes y el Príncipe de Asturias suspendieran los actos previstos para la semana pasada a causa de la terrible muerte de la hermana pequeña de la princesa Letizia, la Familia Real española ha retomado sus compromisos oficiales, lo que supone una vuelta la normalidad tras vivir en primera persona la tragedia.

Don Juan Carlos y doña Sofía ofrecieron ayer un almuerzo en el Palacio de la Zarzuela en honor del presidente de Corea del Sur, Roh Moo-Hyun, y su esposa, Kwon Yang-Suk, que se encuentran de viaje oficial a España -el primero que un Jefe de Estado de Corea del Sur realiza a nuestro país desde que se iniciaron relaciones diplomáticas en 1950-. Moo-Hyun y su esposa fueron recibidos por Sus Majestades -que visitaron Corea del Sur en 1996- en la puerta principal de su residencia, y por el príncipe Felipe -vestido prácticamente de luto y con el semblante sombrío. Antes de pasar al interior del Palacio, posaron para los medios gráficos.

Un halo de tristeza en el Palacio Real
Tal y como se esperaba, la primera aparición pública de don Felipe tras el funeral de su cuñada ha sido en solitario, es decir, sin su esposa, la princesa Letizia, que llora sin consuelo la muerte de su hermana pequeña, Érika, tras los muros de palacio. Pese a la profesionalidad del Príncipe y su dominio del protocolo, el Heredero no pudo evitar en este primer acto oficial que su rostro reflejara los difíciles momentos por los que atraviesa su familia y que, de vez en cuando, se le sorprendiera triste y taciturno.

Por la noche, los Reyes, acompañados otra vez por el príncipe Felipe, agasajaron al mandatario coreano con una cena en el Palacio Real. Nuevamente, pese al esplendor de la puesta en escena, como es habitual en este tipo de recepciones, de la espectacularidad de los vestidos de gala y de las joyas de las damas, de la magnificencia del escenario, de los grandes esfuerzos de los anfitriones para hacer sentir como en casa a sus invitados de honor..., un halo de tristeza se adivinaba en la Familia Real. La sombra del luto y del duelo planea aún por Palacio.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos