Pulse sobre la imagen para ver las fotografías

ALEJANDRO SANZ Y SHAKIRA LLEVAN LA VOZ DE LOS NIÑOS A LA CUMBRE IBEROAMERICANA DE EL SALVADOR

Ambos cantantes, y Fher, vocalista del grupo Maná, como representantes de la Fundación ALAS, se entrevistaron con los Reyes de España y con el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero

1 NOVIEMBRE 2008
Acudieron a San Salvador con un único objetivo y lo consiguieron. Alejandro Sanz, Shakira y Fher Olivera, vocalista del grupo Maná, lograron que la última sesión de la 28ª edición de la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno culminara con una sonrisa de satisfacción. Los tres cantantes estaban en la capital de El Salvador como representantes de la Fundación ALAS, cuyo único objetivo es generar compromisos de atención para los millones de niños que viven en Latinoamérica desatendidos en cuestiones de nutrición, educación y sanidad.

El trio de artistas tuvo la oportunidad de hablar de sus iniciativas a favor de los más pequeños con el Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y con los Reyes de España, aunque por separado. Según explicó Shakira, les expusieron un programa que cuenta con cinco puntos básicos cuyo finalidad es "proteger a los seres más frágiles, que son los 22 millones de niños iberoamericanos que sufren hoy las consecuencias de la desigualdad social", declaró la cantante colombiana. Los diferentes jefes de Gobierno allí congregados dieron un 'sí' unánime al compromiso con este programa de apoyo a la infancia. Y es que no faltaron argumentos y convincentes palabras por parte de estos tres representantes de excepción.

El mensaje más especial
Alejandro Sanz agradeció la "apuesta en favor de los niños" que supone la acogida del programa por la Cumbre Iberoamericana y dijo que cuando se habla de garantizar educación para los pequeños, "no se trata de cualquier educación, sino de educación de calidad". El artista empleó una de sus habituales metáforas musicales para hacerse con la atención de los diferentes dirigentes, manifestando su esperanza en que los gobernantes se conviertan "en los directores de orquesta de la más bella sinfonía: la sonrisa de millones de niños".

Para concluir, quiso transmitir un mensaje muy especial: el enviado por su propia hija, Manuela, a quien había informado de que iba a hablar "con señores muy importantes". La pequeña no desaprovechó la oportunidad de hacer oir su voz en la Cumbre y le dijo a su famoso padre: "Papá, diles a esos señores que ayuden a los niños pobres, y que no se te olvide, por favor".


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?