La corbata es femenina

S韒bolo de la masculinidad, se impone como complemento tambi閚 para las mujeres
 

Diane Keaton en Annie Hall, la pel韈ula de Woody Allen, puso de moda a finales de los a駉s 70 el look masculino. El elemento que m醩 sorprend韆 del atuendo de la actriz -con el que estaba muy seductora, adem醩- era la corbata, un complemento masculino donde los haya.

Los olvidadizos deber韆n recordar, sin embargo, a Marlene Dietrich vestida de hombre en filmes de los a駉s treinta o a las sufragistas de principios de siglo que, vestidas con falda larga, a馻d韆n este elemento a su indumentaria.

La corbata se impuso como adorno masculino a finales del siglo XVII en Francia, al llegar a la corte de Luis XIV un regimiento de mercenarios croatas. La gran 閜oca de la corbata, sin embargo, lleg a partir del siglo XIX.
Simbolo de la masculinidad y por tanto del poder, las mujeres la adoptaron quiz醩 como signo de rebeli髇 ante el imperio de los hombres...
Ca韉a en desuso entre las f閙inas y tras su t韒ido resurgir en los setenta, vuelve este a駉 con vigor. Y esta vuelta se produce en un momento especialmente delicado para esta prenda, en el que los agoreros pronostican su "muerte" ante el avance del casual look impuesto por las empresas de Internet.

Sin embargo, las encuestas dicen que el uso de la corbata entre los caballeros, no s髄o no ha descendido sino que ha aumentado, y sigue siendo una prenda imprescindible en el guardarropa masculino. Los espa駉les, por ejemplo, tiene una media de 17, seg鷑 un estudio de la marca Loewe, famosa por sus corbatas.

Si su uso se generaliza adem醩 entre las f閙inas, su supervivencia est garantizada, y es que 縬ui閚 se resiste ante una mujer con el poder que otorga una corbata?

La modelo norteamericana Molly Sims, vestida con un dise駉 de Richard Tyler.

Miguel Adrover

Dolce & Gabbana

Ralph Lauren

Moschino Cheap & Chic

 

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.