Ferretti, Prada... La liberación de formas llega a Milán

La falda se impone frente al uso del pantalón en unas colecciones teñidas de tonos empalidecidos

Publicidad

Alberta Ferretti.
Pulse en la imagen para ver más fotos.

Missoni.

El romanticismo, la nostalgia y la feminidad más liviana son mezclados con exquisito gusto por la diseñadora Alberta Ferretti. Así quedó patente, hace unos días, con las propuestas de su segunda línea, Philosophy; unas características que se recalcan también en su primera línea, de nombre igual al suyo. Y si con los primeros diseños evoca, sobre todo, a los innovadores años 60, ahora viaja más atrás en el tiempo y recoge cortes y estampados de principios del siglo XX. En concreto, el revolucionario diseñador francés Paul Poiret (1879-1944) es uno de sus principales motivos de inspiración; de ahí, sus prendas que se dejan caer por el cuerpo y faldas amplias que se estrechan en el bajo.
No obstante, en general, destacan sus estampados geométricos (pequeños cuadrados delimitando las prendas, anchos rectángulos que recorren la figura...), así como las mezclas de colores en un sutil ‘patchwork’ muy artístico. Y, siguiendo con la línea predominante de su colección para el otoño e invierno de 2005, el talle imperio es su preferido tanto para abrigos como para vestidos, prendas destacadas de su colección, en la que, por otro lado, no incluyó ningún pantalón.

Tampoco Miuccia Prada quiso poner a sus modelos pantalones. Prefiere los 'shorts', los vestidos y las faldas, así como los abrigos hasta la rodilla y las blusas de cuello de camisa y amplias mangas. Y, para ‘vestir’ las piernas, medias tupidas en tono gris y negro.
La tónica general del pase de Prada fue la amplitud y libertad de líneas, y un cierto aire ‘college’ en tonos nacarados y empalidecidos. La elevación del talle y el juego de cortes en hombros –en algunos de sus diseños combina dos tirantes, uno sujetando la prenda, y otro, que cae por el brazo, a veces en forma de manga quimono- son otras constantes de su presentación, en la que llamaron la atención su variada colección de bolsos y maletas en piel, sobre todo, de saurios.

Colores al punto
Una de las firmas más representativas de Milán es Missoni. Sus diseños en punto son, temporada tras temporada, de los más comentados durante estos desfiles. En esta ocasión, la emblemática firma italiana juega con líneas y cortes que nos recuerdan a los años 60 y 70. Mangas amplias, minivestidos con cuello a la caja, biquinis con escote ‘halter’, chaquetas entalladas con un solo botón o que se cierran mediante una lazada, y ‘paillettes’ y pedrería marcando el talle son parte de su apuesta. Y, sobre todo, estampados de rayas, de grandes flores en un solo color y en degradado tipo ‘arco iris’.

Todo lo contrario que la firma Moschino, que apuesta por una colección en blanco y negro. Unas propuestas muy innovadoras, en las que llaman la atención sus volantes y lazos pintados sobre las prendas; arte pictórico que sirve para adornar unos diseños muy femeninos, en los que la imaginación no tiene límites y hace convivir cortes muy ceñidos con otros amplios, como las faldas de vuelo estilo años 50.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.