Gaudí se rinde ante las jóvenes promesas del diseño en su jornada de clausura

La creatividad y la búsqueda de nuevas formas presentes en la pasarela aseguran el relevo generacional

Publicidad

Miguel Vieira derrochó sofisticación en su desfile en Gaudí.
Pulse sobre la imagen para ampliarla y para ver más fotos

El cordobés Roberto Diz se inspiró en Indochina para diseñar su colección.

La pasarela barcelonesa se cierra con las creaciones de los diseñadores más jóvenes, que luchan por abrirse un hueco en el mundo de la moda con imaginación y buen hacer. Inició la jornada la joven argentina Lucía Blanco que explora en su colección la silueta globo y los drapeados, potenciando las formas curvas en un complejo alarde técnico que destaca por la austeridad de color. Por su parte, Joan Pastor reinterpreta los patrones clásicos introduciendo nuevos cortes en las prendas en una curiosa fusión de modernidad y estética retro. Además se ciñe al blanco con detalles en rosa.

En la colección presentada por Alberto Tous predomina el encaje, el tafetán y las gasas transparentes. Estos materiales se combinan entre sí en patrones aparentemente sencillos que buscan la comodidad. A este creador catalán le siguió Jose Antonio Tenente, que abrió su desfile en Gaudí, con diseños para hombre y mujer, con prendas de estilo futurista en colores claros metalizados para ir dejando paso a una línea de trajes de noche muy sexys con grandes escotes para ellas y modernos trajes de chaqueta para ellos. Tras Tenente, llegó el turno de Miguel Vieira que, con el trinomio blanco-negro-rojo, apostó por líneas sofisticadas y muy sugerentes.

En un complejo juego de superposiciones, en el que se mezclaban prendas y piezas aparentemente discordantes, la pareja de diseñadores Zazo & Brull proponen una línea femenina que resulta armoniosa y muy creativa. Por el contrario, el gallego Cristóbal Vidal revisó el tradicional sastre masculino para buscar un estilo elegante y urbano. El joven vasco Asier Tapia, que ha trabajado con diseñadores consagrados como Josep Font y Antonio Miró, se ‘independizó’ con una colección propia con volúmenes muy cuidados y con una gran elección de colores.

Cerraron la jornada EBP, con sus trajes masculinos desestructurados; Luxoir, que presentó un hombre arriesgado y muy colorista; y los diseñadores de la firma Parnasse, que se decantaron por una mujer juvenil y cómoda. También se encargaron de poner el broche de oro a esta última jornada de Gaudí el cordobés Roberto Diz, que presentaba hasta esta temporada sus diseños en Cibeles, y que se ha estrenado en la pasarela barcelonesa con una colección inspirada en la lejana Indochina: siluetas bordadas, volantes y faldas con vuelos infinitos devuelven a la feminidad todo el esplendor; y Javier Simorra, que clausuró los desfiles barceloneses después de su ausencia en ella la pasada edición.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

Última hora

Visor de imágenes Pulse en cada icono para ver los desfiles

Especiales

Todos los visores para esta temporada

Visores de moda

Promociones