Fuertes contrastes en los desfiles de la segunda tarde de Gaudí

De la vanguardia de Spastor y Armand Basi, a la visión hiperfemenina de Lydia Delgado

Publicidad

Arantxa Santamaría, muy guapa, en el desfile de moda de baño de Guillermina Baeza.
Pulse sobre la imagen para ampliarla y para ver más fotos

Armand Basi presentó una colección urbana y 'sexy'.

Si por algo se caracteriza la pasarela barcelonesa es por intentar aglutinar a diseñadores de los más variados estilos y escuelas para dar una visión plural de la moda que viene. Así, en la segunda tarde de Gaudí pudimos ver la transgresora propuesta de los jóvenes Spastor y del veterano Armand Basi, y la detallista colección de Lydia Delgado. No faltó ni siquiera la moda de baño, que corrió a cargo de Guillermina Baeza.

Los jóvenes diseñadores de la firma Spastor difuminaron en su desfile de ropa masculina las fronteras entre la ropa interior y exterior, incorporando al vestuario de calle medias y leggings. En una paleta cromática austera, que oscilaba entre el blanco y el negro, Spastor apuesta por las bermudas combinadas con chaquetas cortas de amplias solapas o con chalecos que se alargan hasta la cadera. Destacó su reinterpretación del zapato masculino clásico, al que alargaron la punta dándole un aire renovado.

En cuanto a Armand Basi, otra firma clásica de la pasarela Gaudí, se continuó el estilo urbanita y deportivo que le caracteriza. La colección masculina, diseñada por Josep Abril, estuvo dominada por el azulón, junto con otros tonos pastel, como el morado. Pantalones estrechos y americanas a tono fueron el look predominante, acompañadas de camisetas y jerséis finos de rayas. En cuanto a la mujer, Miriam Ocariz, responsable de esta línea, presentó faldas y vestidos con vivos estampados, junto con rebecas ligeras de punto con un aire muy femenino. Sobresalieron los trenchs y los monos en distintos materiales que completaban la colección.

Un aire francés, muy femenino y sugerente fue el punto de partida de la colección de Lydia Delgado. Con el negro como color estrella, las muselinas, gasas y rasos se combinan en faldas y vestidos de corte imperio que se ciñen a la figura. Los pantalones se convierten en leggings y se combinan con sobrefaldas y blusas abullonadas dando como resultado un juego de volúmenes muy interesante. Con detalles muy trabajados -puntillas, pequeños volantes y encajes- la diseñadora presenta prendas muy acabadas. Una espectacular Marina Pérez, cerró el desfile con un traje de noche con detalles de strass y tul.

La moda de baño en Gaudí tiene nombre propio y es el de Guillermina Baeza. La diseñadora nos traslada a África con una colección marcada por el marrón chocolate y los tonos tierras en contraste con vivos estampados. La prenda más presente en el desfile fue el triquini, en todas sus versiones, junto con el biquini, con multitud de escotes y tirantes, desde los cruzados hasta los asimétricos. Además, destacaron los detalles de croché y los drapeados.

La segunda tarde de Gaudí acabó con el desfile la firma brasileña Colcci, donde todo el protagonismo fue para la top Gisele Bündchen, que, por primera vez, desfilaba en España.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.