1 2 3

De la meticulosidad de Lemoniez a la sensualidad de Sardá

Comienza la tercera jornada de la Pasarela Cibeles primavera-verano 2006

Publicidad

Blanco y negro para este conjunto de bañador, medias y complementos, diseño de Andrés Sardá.
Pulse sobre la imagen para ampliarla y para ver más fotos

Vestido de amplio vuelo en seda mate y satinada diseñado por Lemoniez.

La apertura de la tercera jornada de Pasarela Cibeles –que el próximo año quiere cambiar su nombre por el de ‘Madrid Fashion Week’- se caracterizó por la presentación de estilos muy contrastados, ya que, por un lado se encontraban las sofisticadas y sobrias combinaciones de Fernando Lemoniez, y, por otro, llegaba la siempre sensual colección de ropa de baño de la mano de Andrés Sardá, uno de los modistos de lencería más conocidos internacionalmente.

En sus propuestas para la primavera-verano 2006, Fernando Lemoniez apuesta por el look marinero, que se perfila, un año más, como el estilo estrella de los meses más cálidos. Sin embargo, dota su colección de aires arabescos, que quedaron patentes en sus líneas fluidas y los turbantes que lucían las modelos. Asimismo, sus diseños se llenan de acabados metalizados, y de líneas depuradas, que buscan una sobria elegancia.
Como tejido principal, el diseñador vasco, nacido en San Sebastián, apuesta por el voile; con él confecciona blusas, vestidos y abrigos, pero, eso sí, siempre adscritos bajo su sello inconfundible. El estampado de margaritas, las blusas con cuello redondo y pequeños botones, vestidos baby-doll, faldas asimétricas, pantalones muy anchos y un cierto regusto por la década de los 50 complementan su oferta, en un desfile que, por cierto, se vio 'revolucionado' por la presencia de una de las parejas del verano: Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera.

Andrés Sardá
Con Belinda Washington, Bibiana Fernández y Rosy de Palma, entre otras a pie de pasarela, el desfile de Andrés Sardá fue una oda al glamour más sofisticado, así como a la moda deportiva muy colorista. Como bien apunta el diseñador catalán, su colección de ropa de baño para el próximo verano se llena de contrastes. Por un lado, se encuentran diseños inspirados en la década de los 50, con bañadores, triquinis y biquinis en blanco y negro con grandes botones blancos; pero, por otro, se muestran prendas que recuerdan al ‘look’ deportivo de los años 80, que tan ejemplificado queda en la película Flash Dance, con ‘tops’ en bandeau o camisetas anudadas bajo el pecho, a juego con shorts con tirantes.
Y dado el contraste de su colección nos encontramos con una amplia oferta de tejidos (croché, bambulas de algodón, cristal, felpa…), cortes (‘tops’ en bandeau o de cortinilla, escotes redondos o halter…), colores (tonos pasteles, amarillos, verdes…) y estampados (rayas, cuadros, topos, flores, zigzag multicolor…). Además, juega con la superposición de anchos cinturones que elevan la cintura. En definitiva, Sardá muestra una variada colección que gustó mucho al público asistente y que hizo que las modelos estuvieran radiantes y muy sexys.

1 2 3

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.