Moda

Modelos

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Nieves Álvarez, su primera Navidad junto a su hijo Adriano

Con su reciente maternidad, la espectacular modelo vive el más bello significado de estas fiestas

Sentada junto a la chimenea y en un entorno de flores y plantas que hablan de Navidad, Nieves aparece espectacular con un vestido de raso lila, de Roberto Cavalli.
Pulse en la imagen para ampliarla y ver más fotos.


Nieves, deslumbrante con un vestido azul turquesa en gasa con volantes 'al bies', de Elie Saab.

Espléndida en esta Navidad, que es para Nieves Álvarez más Navidad que nunca, ya que, por vez primera, la va a vivir en su más pleno sentido: el de la maternidad. Deseando a todos lo mejor para estas fiestas y para el nuevo año -tal y como ha hecho desde las páginas de la revista ¡HOLA!-, que ya está, como quien dice, a la vuelta de la esquina.
Entre la Nieves que precisamente hace ahora doce meses se asomaba a nuestras páginas en toda su elegancia y la Nieves de hoy hay un abismo: el que diferencia a una mujer que había perdido el hijo con el que tanto soñaba de una mujer que está viviendo la plenitud y la felicidad que le ha dado el bebé que tuvo el pasado mes de junio. Un cambio como de la noche al día. Por más que el año pasado no estaba viviendo, como se podría esperar, un momento de frustración o desolación sino que, por el contrario, se mostraba muy esperanzada y convencida cuando, más que desear, afirmaba: «2005 será el año de mi maternidad. Segurísimo. Y es que, más que intuirlo, lo siento. Estoy convencida de ello. Las cosas vienen cuando las deseas mucho... y ese niño es muy querido. Por eso vendrá». Y vino. El presentimiento se hizo realidad. Fue como una especie de profecía que felizmente se cumplió. Adriano le cambió por completo la vida. Por supuesto, para mejor. Así lo afirma ella: «Fue un cambio total. Aunque puedo hacer mis cosas, estoy todo el día pendiente de él. Ahora estoy más atada, qué duda cabe. Pero estoy encantada de tener esta maravillosa atadura que se llama Adriano».

Se cumplió el sueño de tener un hijo, sueño que, por desgracia, estuvo precedido, como hemos dicho, por la pérdida de otro bebé, que es la espina que Nieves dice que aún lleva clavada en el alma, hasta el punto de que cuando estaba esperando a Adriano afirmaba: «No será mi primer hijo sino el segundo, porque, en el fondo, la pérdida del anterior fue como una especie de parto prematuro».
Pero, a pesar de eso —y aparte de eso—, Nieves Álvarez es esencialmente una mujer positiva que sólo quiere mirar adelante. Positiva, idealista y soñadora. «Cuando empiezas —nos decía recientemente— sueñas con llegar a lo más alto, con tener lo mejor, casarte con la persona que más quieras... Son sueños que idealizas un poco sin saber si alguna vez llegarán a hacerse realidad. Y, en mi caso, sí: se han hecho realidad».

Una feliz pareja
Nieves y su marido, el fotógrafo italiano Marco Severini, que se conocieron en 1994, cuando ella tenía 19 años, se convirtieron en marido y mujer el 30 de abril de 2002. Bali, la isla de los mil templos, fue el escenario del enlace de esta auténtica «diosa» de la pasarela, culminando así una larga relación que se convirtió en algo definitivo como resultado de una ruptura cinco años antes de la boda. La propia Nieves nos lo contaba: «Nuestra relación había sufrido una leve crisis y nos distanciamos. Y, como se sabe, el distanciamiento a veces te hace ver con claridad que necesitas a esa persona. Yo eché en falta a Marco». Este, por su parte, confirmaba lo dicho por Nieves.

Suma elegancia
Todo está casi dicho sobre la elegancia de Nieves Álvarez y ella, por otra parte, más que de definiciones, prefiere hablar casi siempre de sentimientos. Si acaso cuando se resalta su elegancia, se limita a comentar: «Es un halago que digan que soy elegante y, sobre todo, un honor que me incluyan en las listas de mujeres tan sumamente elegantes». Por otra parte, a la hora de definir su estilo lo hace con una breve frase que, en líneas generales, resume sus preferencias: «Me considero una mujer clásica y sofisticada al mismo tiempo. Por otra parte, no me pongo cualquier cosa. El traje que elijo para cada ocasión está muy pensado».

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos