Moda

Modelos

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Nieves Álvarez posa por primera vez con su hijo en su casa de Ibiza

Fotografías y declaraciones exclusivas de la bella modelo, que ha celebrado su tercer aniversario de boda con Marco Severini

Nieves Alvarez, en una maternal escena con su hijo, Adriano, que va a cumplir dos meses.
Pulse en la imagen para ampliarla y ver más fotos

Una bella foto de la modelo con su hijo en la casa de Ibiza, que nunca antes había enseñado.

Nieves está vestida de blanco. Un suave colorete cubre ligeramente unos pómulos que ya son leyenda entre las cámaras. Adriano, un niño de nombre poderoso, duerme en su cuna. Va a posar por primera vez con su madre. Tiene su misma boca, sus mismos ojos y la misma piel de Nieves. «Las manos y los pies son de su padre», advierte la bella modelo. La sonrisa de Marco delata un orgullo que a todas luces no quiere disimular. Todos tenemos algo que decir. Siempre hay algo que contar. Como la historia de esta mujer, que siempre pelea por lo que quiere. Quiso un día ser una de las modelos más importantes del mundo. Luchó por ello y ganó. Siempre soñó con formar su propia familia. Esperó hasta que llegó su hora, se enamoró y se casó. Batalló por ser madre, pero no pudo ser al principio. No se rindió. No cejó. Nunca perdió la esperanza. Hablamos de todo eso y de más. Frente a frente con una de las modelos más importantes en la historia de la moda de España. Si hubiera dudas, preguntar al maestro Saint-Laurent.

«LAS MANOS Y LOS PIES SON DE SU PADRE»

—Tu hijo tiene mes y medio y tu vida ha dado un cambio implacable.
—Un cambio total. Aunque puedo hacer mis cosas, estoy todo el día pendiente de él. Ahora estás más atada, qué duda cabe, pero estoy encantada de tener esta maravillosa atadura que se llama Adriano. Además, le estoy dando el pecho y eso ya es bastante.
—Pues hay quien dice que luego el pecho puede estropearse, y siendo tú modelo...
—Hago lo que es mejor para Adriano. El resto me importa poco.
—Tú eres muy tranquila, Nieves.
—Sí. Aunque no me afecta el no dormir, mi hijo es un niño buenísimo. Duerme hasta las seis de la mañana, se despierta, le doy su toma y otra vez a dormir. Nunca llora. Estoy encantada de que me haya cambiado la vida.
—Oye, el otro día leí que no podías tener más hijos en un tiempo.
—Sucede que, a veces, dices una cosa en plan gracioso y luego se saca de contexto. La periodista me preguntó: «¿Y para cuándo el próximo niño?». «Pues de momento no puedo tener», le contesté, porque tengo que distanciar los embarazos, ya que han sido dos en dos años y el cuerpo tiene que descansar.
—Te refieres al bebé que perdiste.
—Efectivamente. Cuando lo perdí, estaba en el sexto mes. Pero de ahí a que me hayan prohibido tener más hijos... ¡Pero bueno! Puedo tener los hijos que me dé la gana y voy a esperar un poco, aunque no mucho.
—Digo, Nieves, que a lo mejor llega un momento en el que no te compense tanto ir de un lado para otro sin descanso apenas.
—Me gusta lo que hago y te tienes que sentir feliz para que tu niño también se sienta así. De todas formas, ahora me pienso mucho más las cosas. Comenzaré a trabajar a partir de septiembre, cuando deje la lactancia.
—Y mientras, Marco siempre con su hijo.
—Sí y no, porque mis padres también me ayudan, además de una mujer que viene a casa. El primer mes venía una señora fantástica para ayudarme, una enfermera del Niño Jesús que se llama Feli. Llegaba por las noches, como a los nueve o nueve y media, y se quedaba hasta las siete de la mañana.
—Así, cualquiera, Nieves.
—(Risas.) Bueno, así yo podía descansar.
—Pero hay una toma de por medio.
—Sí, la de las seis de la mañana, pero esa se la daba Feli con un biberón. Aparte de que te enseñan de todo.
—Si no sabe ella de esto, ya me dirás tú quién sabe.
—Recuerdo que me decían en el hospital: «Estás fenomenal, ¿te quieres ir a casa?», y yo les respondía: «Sí, ¡pero dadme un libro de instrucciones!».
—De todas formas, las abuelas están siempre a pie de teléfono como quien dice.
—Por supuesto.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Boletines y alertas

Tu e-mail :

Publicidad

VOTACIÓN

Modelos: visores de imágenes

Elija Modelo: Ver listado
Ir a la portada de modelos

Exclusivo

Especial

Al detalle

El estilo de Carla Bruni
¿Qué moda le gusta a la Primera Dama de Francia?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos