Moda

Noticias

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Backstage: todo un mundo tras la pasarela

Peluqueros, maquilladores y ayudantes colaboran con el diseñador, ocultos del público, para que las modelos deslumbren en cada pase

Las carreras por los pasillos son habituales para conseguir cambiarse de vestido en el tiempo establecido. En la foto, Gisele durante un desfile de Valentino.

Los expertos maquillan a las modelos siguiendo el estilo que desea el diseñador. En la foto, Nieves Álvarez.

Entre bambalinas, lejos de la mirada del público, existe un mundo donde muy pocos consiguen entrar. Es el llamado Backstage, la trastienda de la pasarela, donde las modelos, la mayoría de ellas casi adolescentes, serán transformadas en diosas de la belleza por arte de maquillaje.

Un caos ordenado

En el Backstage, algo así como las bambalinas de un teatro, se pueden diferenciar distintas áreas. Aquí nos encontramos un espacio donde los peluqueros y maquilladores realizan su trabajo. Una veintena de oficiales de peluquería peinan a las modelos para posteriormente dejar que los maquilladores las pinten.
También debe habilitarse una habitación para que el modisto pueda ordenar sus diseños. Estos se colgarán en los burros –percheros de grandes dimensiones compuestos de una barra transversal y dos verticales que se sustentan sobre una base con ruedas- agrupados individualmente -según la modelo que los vaya a pasar- y por orden de aparición. Para conseguir una mayor organización, se incluye una foto de la maniquí con su nombre junto a cada grupo de prendas.

Absoluta organización al detalle

Todo tiene que estar muy bien organizado, ya que apenas hay tiempo para improvisar y pensar las cosas durante el desfile, que suele durar unos veinte minutos. Poco tiempo si tenemos en cuenta que cada modelo –suele haber una media de 25 por desfile- realiza cuatro cambios de ropa por show. Por eso, las carreras por los pasillos son habituales y el estrés se adueña de los presentes cuando la modelo debe cambiarse de vestido, ayudada como mínimo por un par de oficiales del diseñador.

A pie de pasarela, la modelo recibirá los últimos retoques bajo la atenta mirada del diseñador que, junto con un técnico, también observa en un televisor a la maniquí que en ese mismo momento se encuentra sobre el escenario. Cuando se dé la orden, el nuevo diseño aparecerá ante el público.

Como dato curioso, algunas pasarelas contratan a un masajista para que en backstage alivie a las modelos de la tensión y del cansancio. Para muchas, la principal causa de agotamiento y malestar suelen ser los nervios y los altísimos tacones que deben llevar.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos