1

Esther Cañadas con la verdad por delante: "Existe la soledad del éxito"

"En general, las mujeres somos más valientes que los hombres. Y, aunque no todos, hay algunos 'cobardicas"

"Me ha costado mucho llegar hasta donde estoy, pero me ha gustado mucho. Ha sido duro, pero bonito".

Pareces una mujer seria.
—Más que seria, soy una mujer responsable, pero lo que más me gusta en el mundo es reírme.
¿Precavida?
—Depende de con qué. A lo mejor, tu instinto te dice que no hagas esto o lo otro, pero también puedes hacer lo contrario y luego sale bien. Creo que en mí manda más el corazón que la cabeza.
¿Te ha costado mucho llegar hasta donde estás?
—Me ha costado mucho, pero me ha gustado mucho. Ha sido duro, pero bonito. Cuando tienes un sueño, todas las complicaciones te parecen pequeñas comparadas con la esperanza y la ilusión que tienes. Tengo muy buenos recuerdos.
¿Algún vicio oculto?
—Las galletas, los dulces. Sobre todo, en España, porque es donde están mis dulces preferidos.
¿Algo que recordar?
—Muchas cosas. Te podría decir que cualquier sonrisa de las niñas de Calcuta después de haberlas rescatado de lo que estaban viviendo. La primera vez que las ves sonreír cuando ya viven en el orfanato es inolvidable.

¿Además de esto?
—He tenido momentos muy bonitos:
el día de mi boda con Mark, último cumpleaños de mi abuela antes de su muerte...
Hablabas de tu boda, Esther, pero ¿cómo el amor puede dar paso a la amistad?
—Se puede, siempre que antes del amor haya habido amistad.
¿Algo que añorar?
—Muchas cosas. La manera en que vivía antes, España... —La tranquilidad de Alicante, tu tierra natal, por ejemplo. —Muy tranquila, muy tranquila no lo he sido nunca.
Eras entonces una mujer inquieta.
—Tampoco, pero siempre me ha gustado hacer cosas y estar ocupada. Descubrir cosas nuevas.
¿Partidaria de arriesgar?
—Creo que sí, aunque no busco los riesgos. Cuando llega un momento de riesgo es porque hay algo detrás por lo que debes pelear. Si haces las cosas de corazón, aunque te equivoques y salga mal, no tienes por qué arrepentirte.
¿Algo que deseas?
—Me gustaría mucho que la raza humana se diese cuenta de que nos dedicamos a construir cosas maravillosas para luego destruirlas, en todos los sentidos. Hay que tratar de ser un poco más conscientes y cuidar todo lo que tenemos, aparte de protegernos unos a los otros, en vez de estar enfrentados.
¿Ahorras o derrochas a la hora de hablar de dinero?
—No soy una mujer derrochadora, en el sentido de que no hay muchas cosas que necesite para ser feliz, pero, obviamente, tienes gastos, porque viajas por todas partes del mundo. Pero no, no soy una mujer que llegue a los sitios y, por ejemplo, se vaya de compras.
¿Tres cosas básicas para ser feliz en la vida?
—Salud, honestidad y amor.
¿Hay ahora amor en tu vida?
—Hay amor en muchos sentidos diferentes. Yo soy una persona muy sensitiva. El amor es algo que siempre he tenido, pero no tiene por qué ser siempre de una persona. Puedes sentir amor por la vida en general, por la gente que te rodea, por tu familia, por los niños de la India.
Esther, me refería al amor de hombre.
—Llevo mucho tiempo diciendo que estoy muy tranquila en el terreno sentimental.

1

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.