Lydia Delgado, sensualidad a flor de piel

La diseñadora catalana apuesta por los tejidos vaporosos, las siluetas ajustadas y complementos llenos de 'glamour'

La diseñadora saluda al público tras el desfile. Pinche para ver más imágenes

Lydia Delgado, que este año ha celebrado su 10º aniversario en la Pasarela Gaudí, presentó su colección primavera-verano 2003 de la mano de modelos como Eleonora Bosé, una modelo que sabe reflejar como nadie ese espíritu de calculada ingenuidad que inunda los diseños de la modista catalana, y que ha llevado a una parte de la crítica especializada a considerarla como la ‘Chanel del Mediterráneo’.

Rebecas ajustadas, combinadas con faldas de vuelo y rematadas, unas veces, con flecos y, otras, bordadas con detalles de azabache; 'tops' cortos de gasa y faldas pantalón confeccionadas en crepe de seda, junto a amplios blusones estampados con el mundo inconográfico de la diseñadora fueron algunas de las propuestas de Lydia, que aunque apostó por colores estridentes como el verde pistacho o el rosa, siguió teniendo en el negro su color talismán.

Pero junto a estos diseños, imbuidos de seducción y un sentimiento chic, la modista catalana echó el resto en los atrevidos complementos que lucieron las modelos, que aparecieron tocadas con pequeños sombreros ladeados en perfecta armonía con la bisutería y los accesorios para conseguir el sofisticado aire parisiense de los felices años 20. En definitiva, tejidos vaporosos con claras concesiones a las transparencias y unos diseños que derrochan una imaginación llena de poesía sensual.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.