Pol閙icas reflexiones de Karl Lagerfeld, un divo de la aguja

El dise馻dor est m醩 activo que nunca desde que su gran rival Yves Saint Laurent abandonara la moda

Autorretrato de Karl Lagerfeld, vestido con vaqueros, una prenda que ahora s puede llevar gracias a haber adelgazado 20 kilos. Pinche sobre la foto para ver m醩.

Desde su puesto de aut閚tica -y casi 鷑ica- vaca sagrada en activo en la escena de la moda de Par韘, Karl Lagerlfeld debate sobre lo divino y lo humano, y a sus m醩 de 60 a駉s, se halla m醩 activo que nunca.
Algunos de sus 鷏timos trabajos: la presentaci髇 de sus colecciones de Chanel (cuatro al a駉 entre Alta Costura y pr阾--porter), para Fendi (dos al a駉), para su propia marca, Lagerfeld Gallery (dos al a駉); el lanzamiento de una nueva l韓ea de jeans, la prenda que ahora m醩 le gusta vestir tras haber adelgazado m醩 de 20 kilos; las fotos del 鷏timo 醠bum de Mick Jagger y de las campa馻s de los dos candidatos a la presidencia de Francia; Lionel Jospin y Jacques Chirac... Y a鷑 encuentra tiempo para dedicarse a cultivar su colecci髇 de arte, una de las m醩 importantes del mundo.

緿e d髇de saca la fuerza para trabajar a ese nivel? En los mentideros de Par韘 se dice que Karl Lagerfeld est m醩 contento, brillante y activo que nunca desde que su eterno rival -y casi enemigo- Yves Saint Laurent abandonara la moda el pasado mes de enero. De hecho, el modisto, en una reciente entrevista no tiene palabras demasiado amables para Yves, al que llega a insultar: "縋or qu siempre contaba lo que sufr韆 a la hora de crear un vestido de tafeta si era igual al que hab韆 hecho seis meses antes? Por favor, la gente compra tus vestidos para ser feliz, no para conocer los dramas de un alcoh髄ico llor髇". En cambio, Lagerlfeld se deshace en elogios con el actual dise馻dor del pr阾--porter de la marca, Tom Ford. "Me gusta m醩 lo que hace ahora Tom que lo que Yves hizo en los 鷏timos 20 a駉s", dice con lengua viperina.

A pesar de acostumbra a decir sin tapujos exactamente lo que piensa, el maestro, de origen alem醤, es el 鷑ico que se lleva sorprendentemente bien con Bernard Arnault, due駉 de LVMH, y con Fran鏾is Pinault, otro de los grandes capos del lujo, enemigos ac閞rimos entre s. Y es que en el panorama de la moda mundial, o se es de un bando o se es de otro, no hay medias tintas, salvo para privilegiados como Karl, que considera que s髄o su casa, Chanel, Dior y Gucci tienen verdadero impacto en la sociedad: "Dior con John Galliano, Gucci con Tom Ford y Chanel conmigo. En las dem醩 puedes cambiar los dise馻dores y a nadie le importa". El que vale, vale, dir韆 a buen seguro Karl.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.