Moda » actualidad

1 2

Estudios de brazaletes y relojes de pulsera de dama.

Boucheron: el arte hecho joya

Cuando el arte se convierte en joya inevitablemente se habla de Boucheron. Como presagio de un acontecimiento placentero, basta con cruzar la noble entrada a su casa de joyas, en Plaçe Vandôme, para sentir la atmósfera creativa de esta saga de joyeros que comenzó hace dos siglos y perdura hoy en día demostrando su absoluta vigencia.
El presidente de la firma, Alain Boucheron, hijo, nieto y bisnieto de joyeros, sale a mi encuentro y me dirige los pasos a su formidable despacho repleto de alusiones a su familia, que comienza su magistral andadura en pleno apogeo del Segundo Imperio francés, cuando Napoleón III convirtió al París renovado por el Barón Haussmann en el centro del universo, y la bella española Eugenia de Montijo, su radiante esposa, dictaba la moda.

'Las hermosas frente a la vitrina de la Plaçe Vendôme'. Publicidad de la época pintada por Fonseca. Hacia 1900.

Fréderic Boucheron, el fundador, abrió su primera tienda en los jardines del Palacio Real de París, cosechando un éxito inmediato. Al oropel de esa época, Fréderic respondió con imaginación y diseñando las joyas de las mujeres más elegantes de entonces. Entre ellas, la frase "el estilo especial sólo lo tiene Boucheron" era como un mantra que se repetía en todas partes.

La particularidad del Boucheron de aquellos años aún se respira por toda la tienda. Su amor por la naturaleza le confería el inmenso poder de imitarla fielmente. “Creaba moda”, afirma Alain, "interpretando flores de cardo, hojas de plátano, ramos de flores campestres, que transformaba en gargantillas, collares...". Lanzó también los esmaltes translúcidos e inventaba cierres de muelles, arandelas de diamantes perforadas para separar los collares de perlas, incrustaciones de oro sobre acero, de cristal de roca y madera combinadas con las piedras más raras...

Entre los años 1867 y 1894 recibió todos los honores posibles: medalla de oro de París, Diploma de Honor de Viena, La Cruz de la Legión de Honor en la Exposición de Filadelfia, Gran Premio y la Cruz de Oficial de la Legión de Honor.
Como precursor del futuro, Fréderic abrió una sucursal en Moscú poco antes de su muerte, acontecida en 1902.

1 2

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  
 
 
 

Publicidad

Boletines y alertas

Tu e-mail :

Y además...

Los blogs más destacados

Recorrido musical

Alrededor del mundo

Lo más visto