Niki Taylor, tras su terrible accidente: "Me miro en el espejo y veo una superviviente"

La modelo tuvo que ser operada 40 veces debido a los graves daños internos sufridos

Niki Taylor asegura sentirse como una joven de 26 años -su edad- "en el cuerpo de una anciana".

La modelo Niki Taylor hizo su primera aparición pública la semana pasada en la gala de los premios Vogue tras el terrible accidente de tráfico que sufrió el pasado abril y que la dejó postrada en el hospital durante semanas. A pesar de que su aspecto era muy bueno, Niki admitió ante los medios de comunicación estadounidenses que aún siente ataques de pánico y frecuentes pesadillas.

La modelo, que durante los mejores años de su carrera protagonizó muchas portadas de revistas de moda y fue la imagen de la marca de cosméticos Cover Girl, aún tiene un largo camino por delante hasta la recuperación total. Ya ha sido objeto de 40 operaciones quirúrgicas y confesó que aún le resta una más en la espalda para recuperar la curvatura de la espina dorsal. "A veces me siento como una joven de 26 años en el cuerpo de una anciana", declaró.

Nikki viajaba el pasado mes de abril en un todoterreno con unos amigos cuando el conductor perdió el control del vehículo al contestar a una llamada del teléfono móvil, y lo estrelló contra un poste eléctrico. Aunque la joven no sufrió daños en el rostro, resultó muy gravemente herida. "Tengo la cintura llena de cicatrices –explicó- y los médicos me han explicado que nunca desaparecerán".

A pesar del trauma vivido, la modelo no ha perdido un ápice de amor a la vida y de fe cristiana. "Veo al de allí arriba diciéndome: "Tienes que vivir, tu hora aún no ha llegado". "Cuando me miro en el espejo –dijo- veo a una superviviente, a una persona frágil pero fuerte a la que quiero".