Derroche de 'glamour' en la primera gran gala tras los atentados

Los premios de moda 'Vogue' reúnen a numerosos famosos en una espectacular fiesta

Gwyneth Paltrow y Stella McCartney. Pinche sobre la foto para ver más imágenes.

Gisele Bündchen.

Mariah Carey.

Sandra Bullock, Gwyneth Paltrow y Salma Hayek.

Tras semanas de luto, en que se suspendieron docenas de galas y de fiestas para dar lugar sólo a actos benéficos y de homenaje a las víctimas, la ciudad de Nueva York volvió a acoger uno de los eventos más glamourosos del calendario: los premios de moda Vogue, un evento que cada año se celebra en Manhattan con lo más granado de la sociedad americana.

La cita, como no podía ser menos, fue un auténtico desfile de glamour y de rostros imprescindibles del mundo de la moda y del espectáculo.
Allí estaban la supermodelo Gisele Bündchen, los actores Gwyneth Paltrow, Jim Carrey, Renee Zellweger, Salma Hayek y Sandra Bullock; los diseñadores Óscar de la Renta, Stella McCartney, Tommy Hilfiger, Carolina Herrera, Vera Wang, Donna Karan y Calvin Klein; la cantante Mariah Carey; Hillary Clinton, senadora por el estado de Nueva York, y un larguísimo etcétera.

Manhattan recobró por unas horas el brillo y la vitalidad de sus espectaculares veladas antes de los atentados del 11 de septiembre, cuando la ciudad quedó sumida en la desolación tras los atentados terroristas.
En el ambiente flotaba el recuerdo por las víctimas, ya que muchos de los asistentes, como Óscar de la Renta o Tommy Hilfiger, vestían camisetas blancas con un corazón con la bandera de Estados Unidos, pero la tónica general fue de alegría. Todos parecían querer decir “The show must go on”, ("el espectáculo debe continuar").

El acto arrancó con una actuación de auténtico lujo, pues la mismísima Mariah Carey, completamente recuperada de su reciente crisis personal, cantó uno de sus grandes éxitos. Montada en una moto plateada y vestida con una americana negra y con lencería de lujo, la cantante pareció renacer de sus cenizas, como la ciudad de Nueva York, y entusiasmó a los asistentes.

Pero el éspectáculo ya había comenzado a la entrada al recinto. Una de las apariciones que robó más flashes fotográficos fue la de Gwyneth Paltrow y la diseñadora Stella McCartney, que llegaron juntas y posaron abrazadas, como ya hicieran la pasada primavera en la inauguración de la exposición sobre Jackie Kennedy. Gwyneth, espectacular, llevaba una falda larga de raso y encaje, con una americana escotadísima puesta directamente sobre la piel. A los pies, la actriz llevaba botas altas, el calzado estrella de la temporada. La actriz completaba su atuendo con el pelo recogido en un moño y con una original gargantilla. Por su parte, Stella vestía con la ropa de su propia marca, cuyo primer desfile en París despertó un vivo interés.

Otra de las invitadas mejor vestidas fue Renee Zellweger, últimamente relacionada con George Clooney; la actriz llevaba un vestido berenjena de amplio escote redondo. La top Gisele llevaba un elegante vestido rojo y las actrices Salma Hayek y Sandra Bullock acudieron al siempre elegante negro.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

Publicidad

Boletines y alertas

Tu e-mail :

Y además...

Los blogs más destacados

Recorrido musical

Alrededor del mundo

Lo más visto