Moda » actualidad

Chanel se hace más joven en la pasarela de París

Los diseños de Lagerfeld para el próximo verano "rejuvenecen" los clásicos de la firma francesa

 

Modernas "moteras" en cuero rojo pusieron la nota de color en un desfile marcado por el blanco, el negro y el crema.

En busca de una clientela más joven, el largo de las faldas se acorta hasta un nivel sólo apto para piernas de vértigo.

Sin apartarse del estilo de Chanel, Lagerfeld ha creado una colección moderna y muy joven.

Los aplausos que cerraron el desfile no dejaron ninguna duda: Karl Lagerfeld volvió a convencer a su público, e incluso a la crítica especializada, atenta a los rumores de que Marc Jacobs (actual diseñador de Louis Vuitton) iba a sustituir al alemán al frente del diseño de la casa que fundara Coco Chanel.

Desde que se hiciera cargo de la dirección creativa, en 1983, Karl Lagerfeld ha sabido adaptar a las tendencias más actuales las claves de una marca ya mítica. Pero esa intención se hizo todavía más evidente en este último desfile parisino, en el que el diseñador no se apartó ni un ápice del estilo de la casa: la preponderancia del blanco, el negro y el crudo; las corbatas de lazo, el traje de chaqueta, las cadenitas doradas, las camelias y la importancia de los complementos entre los que brillaron, con luz propia y como siempre, las perlas.

La moda presentada para la próxima primavera-verano va dirigida a la clienta Chanel de toda la vida, pero, sobre todo, a sus hijas. Así, Lagerfeld sube el largo de las chaquetas hasta dejar el ombligo al aire, las minifaldas se vuelven diminutas y las transparencias se apoderan de todas las blusas.
Y para montar en bicicleta o en moto, nada mejor que pantalones y cazadoras de cuero en brillantes rojo y azul, con cascos a juego en los que no falta el logo de la marca (las dos C unidas).
El anagrama de la casa, junto a palabras como "Coco" y "Chanel", estampaba también otras prendas, pues el diseñador sabe que las clientas más jóvenes adoran la "logomanía".

En este proceso de “modernización” de los clásicos o intento, como dirían en márketing, de “rejuvenecer el target market”, las perlas, que tradicionalmente se limitaban a adornar el cuello, ahora saltan hasta las botas (que siguen siendo la gran apuesta, incluso para el verano) y sandalias.

Sobre la pasarela, medio centenar de modelos, lideradas como siempre, con paso firme, por Stella Tennant, musa del diseñador alemán desde la retirada de Claudia Schiffer. La modelo escocesa pertenece a ese reducido grupo de maniquís que provienen de la nobleza y la aristocracia y, aunque ya ha pasado la frontera de los 30 años, una edad a la que muchas de sus compañeras de profesión se retiran, sigue respondiendo a la llamada de Lagerfeld.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.