Julien MacDonald diseñará los uniformes de British Airways

El modisto, actual director artístico de Givenchy, espera tener listas sus creaciones a finales del próximo año 2002.

El contrato que Julien MacDonald ha firmado con British Airways le reportará 27 millones de pesetas al diseñador, que recientemente sustituyó a Alexander McQueen al frente de Givenchy.

Una cintura ajustada y una estilizada figura, son dos de los detalles que caracterizan los diseños del modisto galés. Unas características que aparecerán también en los nuevos uniformes.

La moda se sube a las alturas. A partir de ahora, viajar con la empresa British Airways supondrá poder ver de cerca las creaciones de uno de los más prestigiosos diseñadores del momento, el galés Julien MacDonald, de 28 años. El modisto, que recientemente ha sustituido a Alexander McQueen como director artístico de la casa francesa Givenchy, ha sido contratado por la compañía aérea para que renueve el diseño de los uniformes de la tripulación. Esta operación reportará al diseñador, que es el preferido por celebridades como Madonna o Nicole Kidman, 100.000 libras (27 millones de pesetas).

Julien MacDonald, que no ocultó su alegría por haber sido elegido entre tres posibles diseñadores para esta labor, pretende dar un toque sexy y glamouroso a sus modelos, aunque el propio modisto ha precisado que sus uniformes serán “ante todo prácticos y llevarán su sello particular, con cinturas firmes y siluetas afiladas”.

La críticas no se han hecho esperar

El look que impondrán los nuevos diseños del modisto galés ha provocado que asociaciones y empresas del sector manifiesten opiniones en contra de la imagen que ofrecerá la tripulación. Una de estas críticas la ha expresado la Unión de Transportes y Trabajadores, quienes han precisado que “los uniformes deberían ser funcionales, inteligentes y presentables” en vez de transformar a los hombres y mujeres en “objetos sexuales”. Por su parte, la compañía aérea británica Easyjet no apoya el hecho de que se desembolse una alta cantidad de dinero para que un “gran diseñador modernice la vestimenta de los empleados”. Un portavoz de esta empresa añadió que su “personal viste con una simple camisa naranja y un pantalón o falda negra porque se prefiere ahorrar dinero y así ofrecer una rebaja en el precio de las tarifas”.

Ante estas negativas opiniones, British Airways no ha dudado en defender la contratación de Julien MacDonald. Un portavoz de la compañía aseguró que “se ha sacado de contexto al diseñador” cuando dijo que los diseños tendrían un toque “sexy”. Aclaró que lo que quiso decir MacDonald es que la tripulación se sentirá “glamourosa y fantástica cada vez que acudan al trabajo para ofrecer un servicio de alto nivel. Para nada intentamos convertirlos en objetos sexuales”, respondió firmemente el portavoz.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.